Fotografía

Howard Greenberg: “Me resulta difícil decir que no a comprar una fotografía"

Cartel de la exposición de fotografía ‘Al descubierto' con un retrato de 1948 del fotógrafo estadounidense Saul Leiter.

Cartel de la exposición de fotografía ‘Al descubierto' con un retrato de 1948 del fotógrafo estadounidense Saul Leiter. EP

1969. Howard Greenberg, un joven de Woodstock de apenas 21 años con la intención de graduarse en Psicología, ocupa sus horas en la toma de una decisión que marcará el resto de su vida: ir o no a la Guerra de Vietnam. «Se convirtió en una obsesión para mis amigos, pero deseché la opción militar y volví a Brooklyn. Mi compañero de piso tenía una cámara y me interesó. Fue entonces cuando una amiga de mi madre viajó a Japón y le pedí una cámara de fotos». Así fue como la fotografía capturó a Greenberg, que se olvidó de la psicología y comenzó a formarse entre focos y carretes, mundo al que lleva dedicado desde entonces y por el que ha visitado Madrid en una charla enmarcada en el ciclo de conferencias de la Fundación Canal para complementar la exposición Al descubierto. Obras seleccionadas de The Howard Gallery.

La figura de Greenberg es indispensable para comprender la fotografía. Según la prestigiosa revista especializada American Photo, Greeenberg es «una de las 25 personas más influyentes del ámbito fotográfico a nivel mundial». El valor de Greenberg radica en su labor a la hora de promover grandes talentos en The Howard Gallery, su galería en Nueva York (EEUU) donde alberga un archivo de más de 30.000 imágenes, lo que le ha convertido en una autoridad máxima de la historia de la fotografía del siglo XX. No solo por haber formado uno de los archivos fotográficos más formidables, sino también por haber ayudado a conformar otros muchos.

La ausencia de un gran mercado entorno a la fotografía hizo que Greenberg pasase de fotógrafo a galerista; «yo quería acercar a la comunidad a mi obra”, señala. Greenberg es imprescindible en la escena artística internacional y, desde los años 80, su contribución ha sido decisiva en la cimentación de un mercado sólido e independiente para la fotografía. Se decantó por la historia de la fotografía en detrimento de disciplinas actuales. «Me interesaba muchísimo lo antiguo porque la historia de la fotografía fue lo que me sedujo. Lo tenía al alcance y me implicó muchísimo. Tomé la decisión de no ocuparme de fotógrafos contemporáneos porque tenía muchos amigos», explica.

1981 supuso el salto definitivo para que Greenberg apostara el ciento por ciento de sus esfuerzos en la fotografía como algo profesional y no como un entretenimiento; «pensaba si sería capaz, tampoco tenía mucho dinero, era arriesgado, pero en un momento dado pensé que era lo que quería de verdad», reflexiona el norteamericano.

Greenberg destaca que «el gen del coleccionista» residía en él desde pequeño, cuando compilaba cromos de beisbol; sin embargo, la primera vez que lo sintió como tal fue tras una transacción que nunca tuvo lugar. «Puse una foto en venta a 4.000 dólares, como no era capaz de darle salida, poco a poco me fui enamorando de ella y cuando tuve dinero ahorrado decidí quedármela. Me di cuenta de que era coleccionista cuando estaba dispuesto a pagar esa cantidad de dinero para tener una pieza», explica y añade que le resulta muy «difícil decir que no a comprar una fotografía o un grupo de fotografías. Todo acaba encontrando su sitio en este archivo», apostilla.

‘Al descubierto’ en la Fundación Canal

Al descubierto. Obras seleccionadas de The Howard Greenberg Gallery, que puede visitarse en la sala de Mateo Inurria, 2 hasta el 24 de julio, está formada con fondos provenientes del archivo de The Howard Greenberg Gallery y ha sido comisariada por Anne Morin, fundadora de diChroma photography. Compuesta por más de un centenar de imágenes de los grandes maestros, la mayor parte de ellas desconocidas por el público, constituye un viaje por el último siglo de nuestra historia a través de 66 artistas como Berenice Abbott, Manuel Álvarez Bravo, Diane Arbus, Bruce Davidson, William Eggleston, Walker Evans, Robert Frank, Eugène Atget, Robert Capa, Elliott Erwitt, Helmut Newton, Vivian Maier o Man Ray.

Howard Greenberg ha comisariado decenas de exposiciones de fotografía en instituciones tan emblemáticas como el Museum of Modern Art (MoMA) de Nueva York y su colección de fotografías ha sido objeto de grandes muestras. Ha representado y expuesto a reconocidos maestros de la fotografía como Alfred Stieglitz, Edward Weston, Jacques-Henri Lartigue, Walker Evans, William Klein, Bruce Davidson, Saul Leiter o Henri Cartier-Bresson.

Te puede interesar

Comentar ()