La autora de la saga de libros de Harry Potter, J.K. Rowling, ha sorprendido a sus fans con el lanzamiento de The Ickabog, un relato para niños que publicará de forma gratuita en su página web, con el fin de hacer más llevadero el aislamiento a su público infantil. Rowling, que escribió este cuento para leérselo a sus hijos hace más de diez años, ha decidido desempolvarlo. A través de su perfil de la red social Twitter, ha compartido que estas semanas ha «reescrito un poco el relato» para difundirlo y que lo lean gratis «los niños que están encerrados y los que han regresado al colegio».

«Con el tiempo llegué a pensar que era una historia que pertenecía a mis dos hijos menores, porque se lo leía cuando eran pequeños, y siempre ha sido un recuerdo familiar feliz», detalla Rowling. La autora esperaba lanzar esta historia después de la publicación de la última novela de Harry Potter, en 2007. Sin embargo, prefirió tomarse un descanso y dejó el manuscrito en su ático. Más de una década después, ha decidido bajar «la caja polvorienta, y estas últimas semanas he estado sumergida en un mundo ficticio en el que pensé que nunca iba a volver a entrar», señala.

En los dos primeros capítulos de este relato que Rowling regala a sus lectores -ya disponibles en el sitio web The Ickabog-, la autora presenta al Rey Fred the Fearless, gobernante de Cornucopia, y a Bert Beamish, de cinco años. Sin embargo, ¿qué o quién es The Ickabog? Rowling acostumbra a recurrir a la mitología en su obra, y, en esta ocasión, centra su relato en un temible monstruo llamado The Ickabog que «se dice que come niños y ovejas».

La desigualdad es un tema central en el primer capítulo de la historia, puesto que la mayor parte de Cornucopia es «una tierra rica» con gente feliz y comida abundante. Sin embargo, en el extremo norte viven los Marshlanders, que apenas tienen recursos. Sus habitantes, con «voces ásperas, que imitaban los otros cornucopianos», eran objeto de bromas sobre «sus modales y su simplicidad».

El resto del texto será publicado en las próximas siete semanas a las 16:00 hora española, como si de una serie se tratase. Esta es la primera ocasión en que la escritora firma una historia infantil, en concreto un cuento de hadas, que no tiene nada que ver con el joven mago que le lanzó al estrellato. «No es Harry Potter y no incluye magia. Esta es una historia completamente diferente», recalca Rowling.

Para hacer más llevadera la espera entre capítulo y capítulo, la autora anima a los lectores a que hagan ilustraciones del cuento y las compartan a través del hashtag #TheIckabog, de forma que, si son elegidos por los editores cuando el libro se publique en noviembre, su creación pueda llegar al papel.

«Todos los días haré sugerencias sobre lo que os podría gustar dibujar. Podéis participar en el concurso oficial que llevan a cabo mis editores, para tener la oportunidad de incluir vuestra obra de arte en una versión impresa del libro que saldrá a la venta a finales de este año», indicó. Los beneficios del libro irán íntegramente destinados a ayudar a las personas afectadas por el coronavirus, algo de lo que Rowling indicó que dará «todos los detalles» a finales de año.

Desde el inicio de la pandemia por la COVID-19, Rowling, que superó la enfermedad, se ha interesado en hacer más llevadero el confinamiento a los más pequeños.

En marzo, lanzó la plataforma Harry Potter at Home (Harry Potter en casa) para que niños, padres y profesores pudieran dar «un toque de magia» a sus días de aislamiento, accediendo a actividades, artículos, concursos, puzzles y vídeos «mágicos» sobre las aventuras del joven mago, Hermione y Ron. En ella, Daniel Radcliffe, que encarnó a Potter en la pantalla, y personalidades como David Beckham o Dakota Fanning ponen voz al primer libro Harry Potter y la piedra filosofal.