Este 2018 que tiene las horas contadas ha sido un año especialmente ajetreado en lo que a grandes conciertos se refiere en nuestro país. Tanto es así que prácticamente no ha habido gira internacional que no haya visitado al menos una ciudad española, con una especial concentración en Madrid y Barcelona.

El rock y el pop han sido, como de costumbre, los géneros que más han animado al público a rascarse el bolsillo para disfrutar de mastodontes del tamaño de U2, Guns n’ Roses, Metallica, Bruno Mars o Beyoncé con Jay-Z, con recitales concentrados especialmente en primavera-verano, aunque con algunas importantes fechas marcadas en rojo también en otras estaciones.

Habrá que esperar al recuento de cifras de los promotores musicales, pero la sensación generalizada es que 2018 ha sido un año difícil de repetir en cuanto a propuestas y respuesta del público. Tanto es así que para recopilar los recitales más destacados hay que dejar fuera a ilustres tan variados como Bob Dylan, Harry Styles, Lana Del Rey, Arcade Fire, Sam Smith, Queen + Adam Lambert, Demi Lovato, Shakira, Lenny Kravitz, Kiss, Maluma, Laura Pausini o Mariah Carey.

Una vez hecha la necesaria mención de todos ellos, nos adentramos de lleno en nuestra selección de lo más de lo más de la música en vivo en 2018 en España.

Lady Gaga

La fibromialgia que padece la gran diva del pop obligó a posponer in extremis -con los fans ya a las puertas- su doblete en el Palau Sant Jordi de Barcelona de septiembre de 2017 a enero de 2018. Tras el lógico desconsuelo, la espera hizo aún más especiales ambos recitales de pura explosividad pop, a razón de 18.000 asistentes por velada. Una buena forma de empezar el año y de superar los reveses inesperados de la vida.

Metallica

Aún retumban los oídos de los asistentes a los cuatro conciertos de Metallica en febrero de 2018 en WiZink Center y Palau Sant Jordi, a razón de dos por ciudad. En el recinto madrileño, además, el grupo estableció un récord de aforo con 17.267 asistentes. En mayo de 2019 volverán a España para reventar en esta ocasión grandes recintos abiertos en IFEMA -68.000 tickets ya agotados- y el Olímpico de Montjuic.

Roger Waters

El que fuera líder de Pink Floyd durante la etapa dorada del grupo británico volvió a España en primavera con su Us + Them Tour. Con una puesta en escena como siempre apabullante, iconografía rock, mensajes políticos y un repertorio de canciones incontestable en el que predominan las de su vieja y legendaria banda. El público respondió como siempre ante el doblete en el Palau Sant Jordi de abril y el del WiZink Center en mayo.

Bruno Mars

El primer concierto de la historia del Estadio Wanda Metropolitano de Madrid se saldó el 22 de junio con un éxito absoluto de Bruno Mars, quien agotó las 55.000 entradas disponibles meses antes a pesar de los precios en absoluto populares. Los asistentes gozaron con el ‘sucesor’ de Michael Jackson -¿quién podría suceder a El Rey del Pop?-, pero se fueron a casa con ganas de más, pues la cosa no llegó ni a los 90 minutos.

Shakira

Problemas en las cuerdas vocales obligaron a la colombiana a retrasar el inicio de El Dorado Tour de finales de 2017 a julio de 2018. Sus seguidores esperaron -tampoco tenían otro remedio- y estuvieron ahí masivamente cuando finalmente las fechas se celebraron en el BEC de Bilbao, el Coliseum de A Coruña, las dos noches en el Palau Sant Jordi de Barcelona y el colofón en el WiZink Center de Madrid.

Beyoncé y Jay-Z

El matrimonio más poderoso y acaudalado de la música paseó palmito por Europa en una gira que recaló el 11 de julio en el Estadio Olímpico de Barcelona ante 47.000 espectadores. Despliegue de escenografía, bailes, mensajes de amor y una buena colección de canciones en la parada española del tour On The Run II, uno de los más lucrativos de la temporada.

Pearl Jam

Los de Eddie Vedder se prodigan poco por España y precisamente por eso siempre se les espera pacientemente. Este 2018 hubo fortuna y ocho años después de su anterior visita se dejaron caer en julio por el Palau Sant Jordi ante 18.000 fans y por un Mad Cool al que asistieron 80.000 personas por jornada y que indudablemente marcó la temporada festivalera en nuestro país.

Iron Maiden

La legendaria banda británica de heavy metal había visitado España incontables veces en el pasado, pero nunca se había atrevido a un concierto verdaderamente grande ‘tamaño estadio’. La apuesta les salió bien y, aunque no llenaron por poco, congregaron a 52.000 fieles en el Wanda Metropolitano de la capital el 14 de julio con su consabido grito de guerra: Up the irons!

Guns N’ Roses

Tres años ha durado la lucrativa gira de reunión de Guns n’ Roses, que supone el regreso al grupo del guitarrista Slash y el bajista Duff después de más de veinte años. Y tras la visita de 2017 a los estadios San Mamés (Bilbao) y Vicente Calderón (Madrid), la banda comandada por Axl Rose regresó este año a la capital para encabezar la jornada del 29 de junio del Download Festival ante 35.000 personas y, después, recalar el 1 de julio en un Estadio Olímpico de Barcelona a tope de aforo con 55.000. Ahora la banda está por fin descansando y contando el dinerito recaudado.

U2

La banda irlandesa se había centrado en Barcelona y poco más en sus visitas a España desde 2005. Por eso, el ambiente estaba especialmente agitado por su regreso a Madrid en septiembre con dos conciertos consecutivos en el WiZink Center. Las entradas se evaporaron nada más ponerse a la venta y los recitales cumplieron las expectativas de fanáticos y curiosos. Rock y militancia en pleno siglo XXI.

Vetusta Morla y Rosalía

En el apartado nacional, 2018 ha contado con giras de importantes artistas como Pablo Alborán, Manolo Garcia, Joaquín Sabina, Malú, Joan Manuel Serrat, Dani Martín, Fito & Fitipaldis, Pablo López, Melendi o la despedida de Rosendo. Pero no está de más destacar entre todos ellos a Vetusta Morla, pues la banda madrileña logró el 23 de junio congregar a más de 38.000 fans en la Caja Mágica de Madrid. Una cifra rotunda que marca, además, un punto de inflexión para la música independiente española, de la misma manera que el de Rosalía en la plaza de Colón de Madrid el 31 de octubre ante 11.000 fans marcó también un antes y un después para esa personalísima fusión de flamenco con música urbana.