// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos

Pink Floyd

Cultura, Música, Tendencias

La psicodelia de Pink Floyd regresa a Madrid

The Pink Floyd Exhibition: Their Mortal Remains abre sus puertas este fin de semana en el recinto ferial de Ifema en Madrid tras triunfar en Londres, Roma y Dortmund.

Los amantes del rock psicodélico de Pink Floyd tendrán la oportunidad de sacudirse la nostalgia al menos durante un par de horas. Ése es el tiempo que tarda uno en visitar la exposición The Pink Floyd Exhibition: Their Mortal Remains que abre sus puertas este fin de semana en el recinto ferial de Ifema en Madrid tras triunfar en Londres, Roma y Dortmund.

Prensas de ropa, objetos hinchables, partituras, fotos, instrumentos y, para terminar, una inmersión audiovisual para adentrarse en el concierto del Live 8 de Londres en 2005, la última actuación que dieron los cuatro miembros de la banda británica antes de la muerte del teclista Rick Wright. Todo ello decorado al más puro estilo de Pink Floyd, con oscuridad, luces ultravioletas y colores psicodélicos y experiencias sensoriales que recorren la música y la puesta en escena del emblemático grupo desde su fundación en la década de los 60.

Es una experiencia inmersiva de vídeo, sonido y emociones”

“La historia de Pink Floyd es mucho más que simplemente la historia de los cuatro miembros de la banda. Aquí se pueden encontrar diseños gráficos, películas, montajes, puestas en escena, elementos inflables que inutilizábamos y muchas cosas más”, ha asegurado en Madrid Nick Mason, batería de la banda y consultor de las exposiciones de Pink Floyd.

La exposición ha triunfado en Londres, Roma y Dortmund antes de llegar a Madrid

La exposición ha triunfado en Londres, Roma y Dortmund antes de llegar a Madrid

En total, se exponen más de 350 objetos recopilados a lo largo de las últimas cinco décadas. Algunos de los artículos exhibidos permanecieron en almacenes, estudios de grabación y en las colecciones privadas de los miembros del grupo durante años antes de ser redescubiertos para esta exposición. Además, los diseñadores de escenografía de la banda, Stufish, han recreado algunos de sus icónicas imágenes, como las cabezas del álbum The División Bell.

“Gran culpa de toda la escenografía que se ve en los grupos hoy en día la tiene Pink Floyd”, ha señalado Rafael Jiménez, director del SoldOut, la empresa que ha conseguido traer la muestra a Madrid. “Como no tenían grandes estribillos, tuvieron que trabajar la música de otra forma, arroparla de otros elementos más teatrales. Sus conciertos y giras siempre han sido maravillosos”.

La joya de la retrospectiva llega al final, cuando el visitante se sumerge en el concierto de Live 8, el último que dieron juntos David Gilmour, Nick Mason, Roger Waters y Richard Wright. Diecisiete canales de audio y 25 altavoces con la última tecnología de sonido que te transportan al Hyde Park de Londres y a aquel mítico concierto.

“Para mí es lo más impactante de la exhibición”, ha explicado Audrey Powell, responsable de muchos de los diseños de la banda y comisario de la exposición. “Hemos montado una de las primeras veces que tocaron juntos y la última. Es una experiencia inmersiva de vídeo, sonido y emociones. La gente se va totalmente emocionada”.

Pink Floyd y la evolución de la música

“Es importante que lo jóvenes vean cómo se hacían las cosas hace 50 años. Ahora está Spotify y Youtube, pero antes los vídeos  musicales  eran películas. Esta  exposición  es aprendizaje: así se hacían las cosas antes, sin Photoshop, sin grandes tecnologías”, ha destacado Powell. Y Mason, a su lado, ha puesto un ejemplo muy gráfico  de cómo ha cambiado el mundo en las últimas décadas.

“En 1972 si querías ver las pirámides de Egipto por la noche no podías meterte en Internet. Te tenías que comprar un billete”, ha dicho el batería de la mítica banda,

El espacio 5.1 de Ifema que alberga la muestra ya ha sido la casa recientemente de otras exitosas exposiciones como Harry Potter: The Exhibition o Banksy: Genius or Vandal?. Las entradas para viajar a los mundos de Pink Floyd cuestan a partir de 15,90 euros y se puede visitar de martes a domingo.

logo
La psicodelia de Pink Floyd regresa a Madrid