En julio del año pasado, Pau Donés (Jarabe de Palo), que ha muerto este martes, dijo basta, hizo las maletas y se fue con su hija Sara a California. En los alrededores de Los Ángeles alquiló una casa para hacer una especie de borrón y cuenta nueva para olvidarse del cáncer, de la música y, sobre todo, para ejercer de padre. Un verbo que no pudo conjugar adecuadamente cuando Sara era pequeña porque estaba todo el tiempo de gira. Un año antes, anuncia su «hasta luego» tras retirarse temporalmente de los escenarios.

El dueño de himnos de la cultura pop como Bonito, La Flaca , Agua , Depende o Grita recientemente había anunciado su vuelta a la música tras un año de retiro. Su cambio físico era notorio, pero aunque la enfermedad le había hecho perder mucho peso lo que nunca perdió fue la sonrisa.

Cuando aún estaba en su más tierna infancia, le fue diagnosticada una dislexia, por lo que tuvo que aprender a leer y escribir por sí mismo. Aun así, la tragedia más dura de su vida llegaría en la adolescencia, cuando su madre, que le transmitió su amor por la música comprándole vinilos y su primera guitarra, se quitó la vida. A partir de ese momento tuvo que encargarse de cuidar a sus tres hermanos pequeños, ya que su padre trabajaba en un banco. Para ayudar a la economía familiar, trabajó como modelo, camarero y botones, entre otras cosas.

En 1996, La Flaca se convirtió en la sintonía de un anuncio de Ducados. Pero, ¿quién es esta flaca? Se trata de Alsoris Guzmán, una joven cubana de la que se enamoró. Sin embargo, no todo salió como él esperaba, puesto que era lesbiana. Tampoco tuvo suerte con la madre de su hija, de la que se divorció, ni con la presentadora Toñi Moreno.