Amores prohibidos, otros exóticos, con canciones dedicadas o rupturas traumáticas en directo. Así han sido algunos de los romances televisivos que más audiencia, polémica y pasión han desatado entre los espectadores de realitys como Gran Hermano, Supervivientes u Operación Triunfo. Habitualmente formados por jóvenes que encuentran entre ellos el apoyo necesario para aguantar el encierro al que se someten en estos programas y acaban dando rienda suelta a la pasión dentro o fuera de los focos. En ocasiones, tropezando con todas y cada una de las consecuencias que conlleva esta exhibición mediática del amor, la atracción y el sexo.

Con mejor o peor resultado, todas estas parejas pueden estar satisfechas de haber experimentado el amor en un medio tan amado y odiado como la televisión y e concreto en un reality, donde se provocan situaciones que jamás se podrían vivir en el ‘mundo real’.