En principio, la alimentación de las personas mayores no ha de ser muy distinta a la de una dieta equilibrada para adultos sanos. Sin embargo, hay que tener ciertas precauciones y cuidados, como señala la Guía de alimentación y salud de la Facultad de Ciencias, Nutrición y Dietética de la UNED.

  • Asegurarse de tomar suficiente energía: se ha demostrado que en la tercera edad tiene efectos más nocivos la ingesta reducida (por la prevalencia de la malnutrición) que un moderado exceso de peso. Lo que lleva a pensar que se debe ser “generoso” en la recomendación energética, sin llegar tampoco al riesgo de obesidad.
  • Vigilar las proteínas, sobre todo en los mayores que viven solos o tienen enfermedades crónicas: ya que los estados carenciales en proteínas pueden causar graves trastornos como alteraciones cutáneas, edemas, fatiga, etc.
  • Entre dos y tres litros de agua al día: es importante beber en cantidad, puesto que la deshidratación es uno de los problemas más comunes en los más mayores.
  • Cuidado con la fibra: aunque es necesario tomar la suficiente para evitar problemas de estreñimiento, pero sin que llegue a constituir un impedimento en la absorción de las vitaminas y minerales ocasionados por la peor absorción intestinal en esta edad.

Nueve ideas para conseguir una dieta equilibrada para personas mayores

  1. Las dietas serán sencillas y de fácil preparación.
  2. Los alimentos tendrán una presentación vistosa y agradable.
  3. Fraccionar la dieta en cuatro o cinco comidas diarias.
  4. La última comida será de carácter ligero.
  5. Los líquidos y los zumos se tomarán una única vez al día o entre comidas. Es preferible el consumo de cantidades moderadas de agua mineral sin gas con las comidas, aunque se permite un vaso de vino tinto si no existe contraindicación médica.
  6. Se debe moderar el consumo de café y de bebidas excitantes (al igual que en los adultos, no se recomienda superar las dos tazas de café diarias).
  7. No se debe abusar de licores y bebidas edulcoradas.
  8. El momento de la comida debe ser un acto de convivencia y relación social
  9. Mantener en lo posible los hábitos y gustos personales.