Suena el despertador. Corres a la ducha, lees los primeros emails, preparas a los niños o sacas al perro y, cuando te das cuenta, se ha echado el tiempo encima. Es probable que a la que se considera la comida más importante del día, el desayuno, llegues contrarreloj y le dediques menos de 10 minutos. Apenas te sientas, desayunas solo y si eres joven, una vez a la semana te lo saltas.

Es el retrato del desayuno de muchos españoles. Un desayuno que no llega al aprobado y que está lejos de ser el desayuno perfecto que recomiendan los expertos. La gran ausente es la fruta, en el 75% de los casos, aunque tres de cada cuatro reconozcan su importancia. Incluir la fruta ayudaría, además, a suplir el descenso del consumo que sufrieron en 2016.

Cómo desayunan los adultos en España.

Tres patas tiene el desayuno ideal: pan o cereales (mejor integral o con poco azúcar), una fruta (fresca, en zumo o desecada) y un lacteo (mejor bajo en grasa). Además, le podemos añadir, huevos, frutos secos, hortalizas, aceite de oliva o pescado. Esa es la composición de sobresaliente en el examen que la Fundación Cinco al día y Lidl han hecho a los españoles para el II Estudio sobre los hábitos del desayuno en España.

El ‘examen’ del desayuno lo aprueban solo dos de cada 10

Si el desayuno es incompleto, se hace, además, de mala manera. La mitad de los españoles desayuna solo y más del 40% en menos de 10 minutos, un tiempo que los expertos consideran insuficientes.

Un examen que solo pasan dos de cada 10, que suspenden sobre todo los jóvenes – entre 18 y 24 años representan la mitad de todos los suspensos – y cuyos resultados son más preocupantes en los niños, puesto que el 11% no desayuna nunca y el 24% de los que sí, toma bollería industrial. «Es necesario arraigar una cultura del desayuno desde niños», ha subrayado Joaquín Rey, presidente de la Fundación Cinco al Día.

En el desayuno de los niños se echa de menos sobre todo la fruta (en ocho de cada 10), los zumos naturales y lácteos (que toma uno de cada tres) y el pan, que toma el 42%.

A medida que avanza la edad desayunamos mejor

Es un hecho, además, que a medida que avanza la edad el desayuno va mejorando. Especialmente, según el estudio, a partir de los 35 años. Quienes más se cuidan a la hora de desayunar son los mayores entre 65 y 74 años donde la tendencia se invierte, ya que ocho de cada diez hacen el desayuno ideal.

En verano, pocos cambios

Ahora que se acerca el calor, y aún cuando apriete, las recomendaciones son las mismas. Se puede cambiar la infusión o el lacteo caliente por otro frío o yogur, pero las necesidades y el desayuno ideal serían los mismos. «Hay que subrayar la importancia de tomar fruta de temporada«, ha destacado Ramón Estruch, uno de llos mayores especialistas en dieta mediterránea y asesor del proyecto.

El proyecto Fórmula Desayuno, que impulsan Lidl y la Fundación Cinco al Día, recorrerá con este mensaje 80 ciudades españolas con una campaña de concienciación itinerante.