Las plagas más comunes en España son las cucarachas y los roedores. Afloran con el calor y en las ciudades se intensifican los esfuerzos por mantenerlos a raya. “Consiguen que al menos no los veamos, eso significa que el nivel está controlado, porque estar, están ahí”, dice José María Ordóñez, presidente de la Sociedad Española de Sanidad Ambiental.

Coincidiendo con el I Día Mundial de Concienciación sobre las Plagas – que se celebra con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud – Ordóñez destaca, sin embargo, que la plaga que en los últimos años ha puesto más en alerta a quienes velan por la salud pública es el mosquito tigre, un insecto “competente para transmitir enfermedades como el dengue, el zika o el chikungulla”.

De momento los expertos no ven riesgo de que el mosquito tigre transmita virus en España

Que estos virus se transmitan en España a través de la picadura del mosquito tigre es una posibilidad que de momento, en España, los expertos descartan, pero que les tiene más preocupados que ninguna otra. “Sobre todo porque antes no estaba. La globalización y el cambio climático están alterando la situación y es necesario vigilarla de cerca”, afirma el experto.

Para controlar plagas como la del mosquito tigre las Administraciones Públicas trabajan en dos líneas, explica el presidente de la SESA. Por un lado, a través del análisis del insecto: “Se ponen trampas para que caiga el mosquito y se analiza si está infectado”. Por otro, para combatirlo, “se ponen en marcha planes y se actúa con biocidas”, añade. De todo ello resulta, según la Sociedad Española de Sanidad Ambiental, que actualmente en España la población puede mantenerse tranquila respecto a las plagas, “más allá de las molestias que provoque la presencia de los animales o la molestia de la picadura del mosquito”, afirma Ordóñez.

En España la población puede mantenerse tranquila respecto a las plagas, aseguran desde la SESA

El objetivo del I Día Mundial de Concienciación sobre las Plagas es transmitir la importancia del control de las plagas para proteger la salud pública, aunque el experto también incide en la necesidad del control personal de la protección contra los insectos.

Un control del uso de los repelentes

“Llega el verano y todos queremos evitar que nos piquen los insectos, pero hay que tener en cuenta que los repelentes no son inocuos”, dice Ordóñez. El presidente de la SESA recomienda que los repelentes se compren en farmacias y que se pida el consejo al experto sanitario. “Estamos elaborando una guía que presentaremos este mes con el Colegio Oficial de Farmacéuticos en la que daremos a los profesionales de las farmacias consejos y pautas para ofrecer los repelentes, ya que hay que tener cuidado en cuál y cómo se da, por ejemplo a embarazadas o si es compatible con los protectores solares”, afirma el experto.

Un especial cuidado hay que tener también cuando se sale al extranjero. Ordóñez recuerda que el Ministerio de Sanidad cuenta con una página de información que es importante leer con detenimiento antes de viajar al extranjero, especialmente en zonas tropicales o de países en desarrollo.