Prácticamente todos los melanomas tendrían cura si el paciente acudiese al especialista en el estado inicial de la enfermedad, ha asegurado el coordinador del Programa de Cáncer de Piel del Centro Integral Oncológico Clara Campal HM CIOCC, Juan Francisco Rodríguez Moreno, a Europa Press.

“Por muy agresivo que sea el tumor, si se diagnostica cuando está empezando, se aplica un tratamiento que es quirúrgico y se cura en un 96-98% de los casos sin problema. Pero cuanto más tiempo lleve ahí y más profunda se haga la lesión, se convierte en una enfermedad más problemática”, ha recalcado Rodríguez.

Aunque se quite un lunar es necesario continuar con las revisiones

Esto no descarta que aquellas personas a las que se les haya quitado un lunar deban continuar haciéndose revisiones, ya que “la piel tiene memoria y, por ello, hay que mantener un buen control y seguimiento de esta a lo largo de los años”, ha señalado la presidenta de Melanoma España, Marta Fuentes.

El melanoma es una grave variedad del cáncer de piel causante de la mayoría de las muertes relacionadas con este tipo de tumor, tanto que, en España, se diagnostican aproximadamente 5.000 casos al año, un tumor cuya incidencia va en aumento por causas que los especialistas desconocen exactamente. En este sentido, Rodríguez ha afirmado que “probablemente se debe a la mayor exposición solar y radiaciones ultravioleta, sobre todo solar, porque cada vez la capa de ozono está mas deteriorada”. Además, los antecedentes genéticos también pueden aumentar las posibilidades de aparición, ya que alrededor del 10% de los casos tiene antecedentes.

Suele aparecer a partir de los 50 años, aunque también aumenta la prevalencia a partir de los 30

“Por otra parte, también influyen los datos puramente estadísticos, pues cada vez se hace un registro de mayor calidad del melanoma, debido a que lo atienden muchos profesionales y antes no había un registro único, algo que impacta en que cada vez tengamos datos más reales y abultados”, ha destacado el especialista.

Este tipo de tumor es una enfermedad que “puede aparecer en cualquier edad”, ya que no existe un perfil cerrado de paciente, aunque normalmente se diagnostica a gente de mediana edad, según el doctor Rodríguez, “como a partir de los 50 años, a pesar de que no es el típico tumor de personas mayores, pues es muy difícil diagnosticarlo en niños, aunque sí existe prevalencia entre la gente joven a partir de los 30 años, un rango de edad en el que cada vez se ven más casos”.

Para prevenir, evitar el sol en las horas centrales

En cuanto a las medidas de prevención, el especialista ha afirmado que “lo ideal sería evitar el sol en las horas centrales, que muchas veces estamos muy concienciados de que hay que poner crema a los niños, pero acabamos yendo a la playa o a la piscina a las 13:30 horas y esto es lo peor que podemos hacer”.

“Igualmente, cuando lo hagamos, hay que utilizar protección solar y utilizarla bien, es decir, cambiarla todos los años, porque pierde propiedades de un año a otro, además debe ser de buena calidad, de cincuenta en adelante; en cuanto a los niños, esta protección tiene que ser también física, teniendo en cuenta que hay mucha ropa también con protección ultravioleta, así como utilizar sombrillas”, ha añadido.

De cualquier manera, ante la aparición de distintos síntomas que puedan alarmar a los pacientes, los profesionales recomiendan la regla ABCDE:

  • A de Asimetría, la mitad del lunar o marca de nacimiento no corresponde a la otra mitad
  • B de Borde, los bordes son irregulares, desiguales, dentados o poco definidos
  • C de Color, el color no es uniforme y puede incluir sombras color marrón o negras, o algunas veces con manchas rosadas, rojas, azules o blancas
  • D de Diámetro, el lunar mide más de seis milímetros de ancho (alrededor de un cuarto de pulgada o aproximadamente del tamaño del borrador de un lápiz), aunque los melanomas algunas veces pueden ser más pequeños
  • E de Evolución, el tamaño, la forma o el color del lunar están cambiando.