Las comunidades autónomas, con las competencias sanitarias transferidas, ofrecen servicios sanitarios cuya calidad varía de forma importante. Mientras Navarra y País Vasco ofrecen los mejores servicios, Canarias es con diferencia la que ofrece una peor atención. Son los datos de la clasificación anual que hace este año la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP).

Este informe, que se realiza desde hace 10 años, valora parámetros relativos a la financiación, recursos y funcionamiento de los recursos sanitarios, gasto farmacéutico, valoración de los ciudadanos, lista de espera y privatización sanitaria, entre otros.

Por segundo año consecutivo la comunidad navarra obtiene la mejor puntuación de todas, 90 puntos de los 114 posibles, mientras que baja a la cola Andalucía. El portavoz de la FADSP, Marciano Sánchez Bayle, asegura que la diferencia entre comunidades en esta edición son “más llamativas” que otros años, lo que evidencia la “gran disparidad” entre los servicios sanitarios de unas y otras. Además, según avisa, las que están mejor no es porque que no hayan realizado recortes sino porque “han sido comparativamente menores que en los demás servicios”.

La FADSP afirma que la diferencia entre comunidades en esta edición son “más llamativas” que otros años

Entre los cambios con respecto a años anteriores han analizado la trascendencia de las últimas elecciones autonómicas de 2015, ya que desde entonces tres comunidades (Extremadura, Castilla-La Mancha y Navarra) han mejorado su posición. En cambio, otras dos (Baleares y Comunidad Valenciana) se mantienen, mientras que Cantabria ha descendido.

Las diferencias regionales se observan en todos los parámetros analizados y, en términos generales, las que destinan más dinero a la sanidad son “las que tienen más recursos, mejores resultados en salud y una mayor satisfacción de sus ciudadanos”, según Sánchez Bayle.

Prueba de ello es que Navarra y País Vasco, primeras del ranking de la FADSP, son las que tienen un mayor presupuesto sanitario per cápita en 2016, con 1.633 y 1.632 euros por habitante, muy lejos de los 1.106 euros que destina Andalucía.

Navarra y País Vasco, primeras del ranking de la FADSP, son las que tienen un mayor presupuesto sanitario per cápita en 2016

“Hasta que no haya una financiación finalista no se acabarán estas diferencias, porque no hay garantías de que las partidas extras vayan directamente a sanidad”, según Sánchez Bayle.

Asimismo, la comunidad navarra también es la que tienen mas médicos especialistas por habitante (2,39) y País Vasco la que tiene más enfermeros en atención especializada (4,42), parámetros en los que también está a la cola la comunidad andaluza, con 1,53 y 2,67 respectivamente.

Una disparidad de recursos que también se traduce en las listas de espera quirúrgica, que va de 50 a 182 días

Andalucía también está a la cola en el número de camas hospitalarias por habitante (2,49 por cada mil habitantes), casi la mitad de las que tiene Cataluña (4,66). Y en el número de quirófanos, contrastan los 11,1 por cada 100.000 habitantes que tiene Navarra con los 6,5 de Castilla-La Mancha.

Una disparidad de recursos que también se traduce en las listas de espera quirúrgica, ya que mientras la demora media para una cirugía no urgente es de 182 días en Canarias, en País Vasco es de apenas 50 días.

Sánchez Bayle también ha destacado las diferencias en cuanto al porcentaje del gasto sanitario que las comunidades autónomas destinan a la contratación con centros sanitarios, donde se sitúa a la cabeza Cataluña con el 24,8 por ciento de su gasto sanitarios. Situación que contrasta con la de otras regiones como Aragón o Cantabria, donde solo destinan a la contratación de servicios privados un 4 y 3,7 por ciento respectivamente.