sida en españa

Campaña de sensibilización

Vida Sana

España, al nivel de Marruecos en la lucha al sida

En la lucha contra el sida España no brilla. Portugal, si ir más lejos, se ha adelantado en la implementación de nuevas estrategias de prevención. Desde mayo pasado, Lisboa ha introducido en su sistema sanitario una pastilla que puede prevenir la infección del VIH. Es la llamada Profilaxis preexposición (PrEP) que lleva años funcionando en Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia o Bélgica. En esta cuestión, España está a la altura de Marruecos, donde la medida se encuentra en fase de estudio.

Además, la falta de financiación es crónica y generalizada. No sólo las campañas de prevención menguan. España sigue en la lista negra de los contribuyentes al Fondo Mundial para lucha contra el sida. En 2011 pasó de ser uno de los mayores cooperadores a estar a la cola. “El año pasado hubo un acuerdo en el Congreso para que se destinaran 100 millones de euros para el Fondo. Sin embargo el gobierno tan sólo ha anunciado un canje de deuda por un valor de 15 millones de euros con tres países africanos y el Fondo. No es una aportación directa.”, afirma Vanessa López de Salud por Derecho. López considera que canjear deuda es una manera de ocultar la falta de financiación. “En todo el mundo se están retirando fondos destinados a la lucha contra el VIH, sobre todo en los países de renta media de Europa del Este y América Latina, donde vive el 60% de la población afectada y donde se está produciendo un repunte de nuevas infecciones”, dice López. La campaña Nadie, promovida por Salud por Derecho, quiere denunciar que la lucha contra el sida está en su nivel más bajo desde 2011.

No bajan las infecciones

Para Jorge Garrido, secretario de CESIDA, es un balance de luces y sombras. Por un lado destaca el avance de los últimos años, debido a tratamientos cada vez más eficaces. Sin embargo, en España el número de nuevas infecciones por VIH se ha estancado con respecto a otros países como Reino Unido. “La 56 Dean Clinic de Londres era el centro con más casos de VIH en Reino Unido. Ahora los nuevos diagnósticos se han reducido un 80% con la introducción de la PrEP. En España llevamos años sin bajar de los 3.500 casos”, afirma Garrido.

La profilaxis preexposición consiste en tomar, de forma preventiva, un medicamento (Truvada) que ya se usa para tratar a las personas que han contraído el VIH. La misma OMS lo recomienda por su eficacia y su impacto positivo en la sostenibilidad económica de la lucha contra el sida. El coste de la terapia preventiva es muy inferior a los tratamientos para controlar la infección.

La píldora ‘antisida’ llega con retrasos

El Ministerio de Sanidad ha lanzado, a finales de julio, un estudio para evaluar la implementación de la profilaxis preexposición en el sistema sanitario español. Su ámbito estará limitado a tres centros en el País Vasco y Cataluña. Madrid, la comunidad con más infecciones de toda España, ha decidido no participar. En cambio ha aprobado un ensayo clínico sobre un fármaco de nueva generación que también podría ser utilizado como profilaxis preexposición.

La  píldora ‘antisida’ es una realidad en EEUU, Francia, Reino Unido, Bélgica y Portugal, entre otros

Muchos se preguntan si es el Estado quien tiene que hacerse cargo de la pastilla anti VIH. Para Reyes Velayos, coordinadora de Apoyo Positivo, se trata de un falso problema. “Lo primero que pedimos es que entre cuanto antes en la cartera de servicios. El copago podría ser una forma de hacerlo sostenible. Además, si se favoreciera el acceso a los medicamentos genéricos para sustituir la Truvada se reduciría sustancialmente el precio del tratamiento, que ahora roza los 500 euros mensuales”, dice Velasco. Gilead, la farmacéutica dueña de Truvada, lleva meses luchando para extender la patente del fármaco, caducada en 2017, y retrasar la introducción de los genéricos. De momento, su petición ha sido rechazada en Estados Unidos, Francia, Brasil o Holanda. En España ha sido admitida después de una sentencia del Tribunal de lo contencioso-administrativo. En palabras de Vanessa López, las grandes farmacéuticas “justifican el alargamiento de cinco años más de vida para las patentes como medida de compensación el tiempo perdido para el proceso de autorización del fármaco. Sin embargo, la Unión Europea está revisando este mecanismo por su impacto en el precio de los medicamentos”.

logo
España, al nivel de Marruecos en la lucha al sida