Vida Sana

La gripe esquiva la vacuna: sólo es efectiva en uno de cada cuatro casos

logo
La gripe esquiva la vacuna: sólo es efectiva en uno de cada cuatro casos
Cualquiera puede solicitar la vacuna de manera gratuita.l

Nos vacunamos poco de la gripe y es un grave error.

Resumen:

Este año, los profesionales sanitarios  afrontan la epidemia con una mutación del virus de la gripe. El de la B es responsable de tres de cada cuatro casos mientras que el de la A, que es el que se ha administrado en las vacunas, representa solo uno de cada cuatro.

 

En concreto, estos expertos afirman que la situación responde a que durante la campaña vacunal se ha administrado la vacuna contra los tipos AH1N1 y AH3N2, una parte del virus B Victoria, que eran los previstos para esta temporada, pero, hasta el momento, el predominio de la gripe B Yamagata ha provocado que la vacuna tenga una efectividad aproximada del 25%.

Se trata de una mutación del virus que ocurre cada ocho o 10 años, según señala Carles Llor, del grupo de Enfermedades Infecciosas de la semFYC, quien añade que “con el nivel de desarrollo y conocimiento que tenemos a día de hoy no es posible anticiparse a situaciones como la que se vive”.

No obstante, estos expertos insisten en la importancia de la vacunación entre la población de riesgo.

Este año, los profesionales sanitarios  afrontan la epidemia con una mutación del virus de la gripe. El de la B es responsable de tres de cada cuatro casos mientras que el de la A, que es el que se ha administrado en las vacunas, representa solo uno de cada cuatro.

Por ello, la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) ha pedido que en los centros de salud se adopten medidas específicas para hacer frente a la epidemia de la gripe, que se caracteriza este año por el predominio del virus de la gripe B y no A, que es el que se ha administrado en las vacunas.

Se trata de una mutación del virus que ocurre cada ocho o 10 años y no es posible anticiparse, dicen los médicos

El grupo de Enfermedades Infecciosas de la semFYC asegura que en unos 10 o 15 días se alcanzará el nivel de epidemia alta de la gripe, una vez que la tasa global de incidencia en la primera semana del año ha aumentado a 212,8 casos por 100.000 habitantes.

En concreto, estos expertos afirman que la situación responde a que durante la campaña vacunal se ha administrado la vacuna contra los tipos AH1N1 y AH3N2, una parte del virus B Victoria, que eran los previstos para esta temporada, pero, hasta el momento, el predominio de la gripe B Yamagata ha provocado que la vacuna tenga una efectividad aproximada del 25%.

Se trata de una mutación del virus que ocurre cada ocho o 10 años, según señala Carles Llor, del grupo de Enfermedades Infecciosas de la semFYC, quien añade que “con el nivel de desarrollo y conocimiento que tenemos a día de hoy no es posible anticiparse a situaciones como la que se vive”. No obstante, estos expertos insisten en la importancia de la vacunación entre la población de riesgo.

Para hacer frente a la situación, la semFYC propone a los centros de salud que atiendan a los pacientes en salas donde puede ser visitados en consultas específicas y habilitar refuerzos de urgencias.

Estas medidas, según los médicos de familia, pueden contribuir a “descongestionar parcialmente” los otros servicios de urgencia y mejorar el desarrollo de las visitas programadas pero, “sobre todo, a reducir la transmisión de la enfermedad a pacientes que no padecen la gripe”.

Además, recuerdan algunas medidas dirigidas a la población para afrontar la epidemia como lavarse las manos con frecuencia, taparse la boca y la nariz al toser o estornudar con un pañuelo o con la parte interior del codo, en lugar de las manos.

También hay que evitar el contacto directo con un enfermo, y compartir sus utensilios, al tiempo que es recomendable ventilar las estancias, y limpiar con más frecuencia las superficies de objetos en donde hayan podido quedar secreciones contaminadas, mantener una alimentación variada y realizar ejercicio frecuente.

La semFYC incide también en que no hay que consumir antibióticos para tratar síntomas relacionados con el resfriado y aconseja que ante la fiebre se empleen antitérmicos -como el paracetamol-. En el caso de las personas que no tengan factores de riesgo y no sean enfermos crónicos, los médicos de familia aconsejan no acudir a los servicios de urgencias si no es necesario.