Vida Sana

La mejora de la supervivencia al cáncer diferencia entre ricos y pobres

El mayor estudio global sobre supervivencia al cáncer, que publica hoy 'The Lancet', revela que las posibilidades de supervivencia de un niño con un tumor cerebral en Dinamarca o Suecia (un 80%) duplican a las que tiene en México o Brasil (menos del 40%).

La mejora de la supervivencia al cáncer, mayor para los ricos.

La mejora de la supervivencia al cáncer, mayor para los ricos. EP

Superar un cáncer es cada vez más probable en todo el mundo – en España es de un 53% a los cinco años, tal como se publicaba ayer en el informe Las cifras del cáncer en España en 2018 -, pero no es igual para todos. Las posibilidades varían de forma importante según la posición económica, según se desprende del mayor estudio sobre supervivencia al cáncer realizado hasta la fecha, que publica hoy la prestigiosa revista The Lancet. El estudio se ha extendido durante 14 años (2000-2014) en 71 países y con los datos de 37,5 millones de personas.

El estudio ha analizado a 37,5 millones de personas en 71 países durante 14 años

Las diferencias son abismales. Aunque el pronóstico de un tumor cerebral infantil ha mejorado en la mayoría de países, las posibilidades de que un niño con esta enfermedad siga vivo a los cinco años son del doble en Dinamarca o Suecia (sobre un 80%) que en México o Brasil (menos del 40%). Una prueba de la inequidad en el acceso y calidad en el diagnóstico y tratamientos.

El estudio, llamado CONCORD-3, ha analizado los registros individuales de pacientes de 18 tipos de cáncer que representan tres cuartas partes de todos los diagnosticados durante esos años. Para 10 de ellos, que ya estaban incluidos en la edición anterior del estudio, los investigadores han podido evaluar las tendencias desde 1995.

Diferencias abismales en tumores infantiles

Además de las grandes diferencias en supervivencia a los tumores cerebrales, el estudio también destaca que el cáncer infantil más común – la leucemia – también presenta grandes diferencias en todo el mundo, por las deficiencias de algunos en diagnóstico y tratamiento. La supervivencia a este tipo de tumores supera el 90% en países como Canadá, EEUU y nueve países europeos (Finlandia, Reino Unido o Dinamarca, por ejemplo), mientras está por debajo del 60% en China, México o Ecuador.

El cáncer aún mata 100.000 niños cada año, recuerda uno de los investigadores

«A pesar de las mejoras en prevención, servicios y tratamientos, el cáncer aún mata 100.000 niños cada año en todos el mundo. Para mejorar la supervivencia necesitamos datos fiables sobre el coste y la efectividad de los servicios de Salud en todos los países, que permitan comparar las estrategias», afirma Michel Coleman, coautor y miembro del Grupo de Supervivencia al Cáncer de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Supervivencia al cáncer de mama: 85% en Europa, 66% en India

Tras descartar las diferencias internacionales en cuanto a la edad de los pacientes y el riesgo de muerte por otras causas, la supervivencia al cáncer ha aumentado de forma consistente en  en los últimos 15 años en Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Finalandia, Noruega, Islandia y Suecia. Por ejemplo, para las mujeres con cáncer de mama diagnosticadas entre 2010 y 2014, las posibilidades de supervivencia son del 90%, frente al 66% en la India. En Europa, la mayoría de los países tienen una supervivencia para el cáncer de mama del 85%, frente al 71% en Europa del Este y Rusia.

En Reino Unido, por ejemplo, la supervivencia al cáncer de mama ha aumentado del 80 al 86% durante el período del estudio, el de próstata del 82 al 89%, el de recto del 55 al 63% y el de colon del 52 al 60%.  Sin embargo, en otros tipos de cáncer como algunas leucemias o tumores cerebrales, la supervivencia está por debajo de la de los países del entorno.

En Dinamarca durante estos años la supervivencia ha aumentado mucho, hasta alcanzar los datos de otros países nórdicos donde la supervivencia era mayor. La supervivencia al cáncer de próstata ha aumentado en el período del 64 al 86%, el de pulmón del 10 al 17%, el de esófago del 8 al 14% y el de recto del 53 al 65%. Una rápida mejora que se debe, según destaca The Lancet, a las inversiones en la atención hospitalaria y en los tiempos de espera.

Para el cáncer de pulmón, la supervivencia ha mejorado entre un cinco y un 10% en 21 países

Mientras que los de hígado y pulmón continúan siendo tipos de cáncer muy letales en todos los países, muchas naciones han hecho progresos en los últimos años. En Corea, las posibilidades de estar vivo tras cinco años del diagnóstico de un tumor de hígado han pasado del 11 al 27%, en Suecia del 5 al 17%, en Portugal del 8 al 19% y en Noruega del 6 al 19%. Para el cáncer de pulmón, la supervivencia ha mejorado entre un cinco y un 10% en 21 países en las últimas dos décadas, como en Reino Unido (del 7 al 13%), China (del 8 al 20%), Japón (del 23 al 33%) y Corea (del 10 al 25%). Como se ve, el pronóstico en Corea es dos veces mejor que en Reino Unido.

Los datos del estudio reflejan también que el cáncer de estómago tiene un mejor pronóstico en países del sureste asiático que en otros como EEUU (33%) o Reino Unido (21%). En Corea el dato alcanza el 69% y en Japón el 60%. Estas mejoras se explican, sobre todo, en los programas de detección precoz. Lo contrario ocurre en estos países con el melanoma, probablemente porque tienen peores programas de prevención y la prevalencia de un subtipo más letal, dice el estudio.

Una herramienta de Salud Pública

Estos datos son utilizados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) utiliza estos datos para comparar los sistemas sanitarios de 48 países. No obstante, en algunos Estados los datos sufren limitaciones por falta de datos o obstáculos legales o administrativos para conocer las fechas de muerte de los pacientes. Por ejemplo, en África, puntualiza el estudio, el 40% de los registros tenía datos incompletos.

Claudia Allemani, autora del estudio y miembro del Grupo de Supervivencia al Cáncer de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, explica que «la monitorización continua de las tendencias de supervivencia al cáncer son cruciales para examinar la efectividad de los sistemas sanitarios en todo el mundo y para ayudar a mejorar las políticas de control del cáncer. Sin embargo, la falta de datos dificulta a los gobiernos la posibilidad de entender la verdadera naturaleza  y magnitud de los problemas de salud pública derivados del aumento del cáncer».

«Los Gobiernos deben reconocer los registros sobre cáncer como herramientas públicas que producen una continua y valiosa información sobre el impacto de las estrategias de prevención contra el cáncer y la efectividad de los sistemas sanitarios con un coste muy bajo. En Europa, el coste de registrar cada caso es menor que el de una radiografía, y sin esta información los ministros de Sanidad no tienen información para el control del cáncer», añade Allemani.

Comentar ()