Familia | Investigación | Vida Sana

Un nuevo test de ADN prevé mejorar un 10% la tasa de éxito de la reproducción asistida

logo
Un nuevo test de ADN prevé mejorar un 10% la tasa de éxito de la reproducción asistida
Un nuevo test no invasivo prevé mejorar un 10% la tasa de éxito de la reproducción asistida.

Un nuevo test no invasivo prevé mejorar un 10% la tasa de éxito de la reproducción asistida. EP

Resumen:

Las mujeres de más de 38 años tienen más del 50% de posibilidades de que en un embarazo, el feto tenga alguna alteración cromosómica. A los 40 años, ese porcentaje aumenta al 60% y a los 42, el riesgo es del 80%.

Una razón por la cuál la mayoría de las mujeres que se someten a un tratamiento de reproducción asistida con estas edades, realizan un análisis previo del ADN del embrión a través de una biopsia.

Esta prueba, aunque se considera mínimamente invasiva, es la que un grupo de investigación de la empresa Igenomix ha conseguido sustituir por otra, PGS (Preimplantation Genetic Screening), que en lugar de extraer tejido del embrión (biopsia) analiza el medio de cultivo en el que éste se conserva.

Un líquido que en el que han conseguido demostrar, como explica la investigadora Carmen Rubio, contiene “una representación completa del contenido cromosómico”.

La investigación abre la puerta a mejorar un 10% los ratios de éxito de la reproducción asistida, asegura la compañía, y optimizar tiempos.

“Esta técnica abarata el coste de la prueba, por lo que mujeres o parejas que actualmente no lo hacen podrían acceder al análisis. También solucionaría ciertos problemas de ética que actualmente frena a algunas familias a hacer este análisis, con el aumento del riesgo no solo de alteraciones cromosómicas, sino de ausencia de implantación o aborto involuntario”, afirma Rubio.

Las mujeres de más de 38 años tienen más del 50% de posibilidades de que en un embarazo, el feto tenga alguna alteración cromosómica. A los 40 años, ese porcentaje aumenta al 60% y a los 42, el riesgo es del 80%. Una razón por la cuál la mayoría de las mujeres que se someten a un tratamiento de reproducción asistida con estas edades, realizan un análisis previo del ADN del embrión a través de una biopsia.

Esta prueba, aunque se considera mínimamente invasiva, es la que un grupo de investigación de la empresa Igenomix ha conseguido sustituir por otra, PGS (Preimplantation Genetic Screening), que en lugar de extraer tejido del embrión (biopsia) analiza el medio de cultivo en el que éste se conserva. Un líquido que en el que han conseguido demostrar, como explica la investigadora Carmen Rubio, contiene “una representación completa del contenido cromosómico”.

La investigación abre la puerta a mejorar un 10% los ratios de éxito de la reproducción asistida, asegura la compañía, y optimizar tiempos. “Esta técnica abarata el coste de la prueba, por lo que mujeres o parejas que actualmente no lo hacen podrían acceder al análisis. También solucionaría ciertos problemas de ética que actualmente frena a algunas familias a hacer este análisis, con el aumento del riesgo no solo de alteraciones cromosómicas, sino de ausencia de implantación o aborto involuntario“, afirma Rubio.

El tiempo sería la otra variable que se acortaría con la implantación de esta nueva técnica, en concreto se reduciría a la mitad respecto a quienes no realizan el análisis.

Los resultados de la investigación liderada por Rubio se acaban de publicar en la revisa científica Human Reproduction y hablan de que la nueva técnica consigue una concordancia muy elevada. “En nuestro estudio actual, llevado a cabo sobre más de 100 muestras de medios de cultivo correspondientes a pacientes con edad materna avanzada, abortos recurrentes y fallo repetido de implantación, hemos observado cerca de un 85% de concordancia comparado con los resultados del PGS tradicional, por lo que estamos muy cerca de conseguir un hito muy importante para la historia de la reproducción asistida como es acabar con biopsia embrionaria para obtener información genética del embrión”.