Una encuesta refleja la desconexión entre la salud autopercibida y las estadísticas de salud. EP

Salud | Vida Sana Día Mundial de la Salud

No estás tan sano como crees

El 13% de la población padece obesidad, aunque apenas la mitad califica su peso de “muy malo”. Una encuesta de salud a nivel mundial refleja las incoherencias entre salud percibida y las estadísticas.

Constantemente recibimos noticias sobre los alarmantes datos de obesidad, de sedentarismo, del aumento de enfermedades relacionadas con los malos hábitos. Sin embargo, nos creemos que esas noticias afectan a los demás… pero no a nosotros mismos.

Al menos esto se desprende del estudio sobre salud autopercibida del Win World Survey, que ha encuestado a más de 30.000 personas en 40 países. Un análisis global que refleja incoherencias en lo relativo a obesidad, tabaquismo y otros hábitos saludables.

Entre las brechas más acentuadas, la obesidad. La llamada “epidemia del siglo XXI” afecta al 13% de la población según los datos de 2016 de la Organización Mundial de la Salud, que recoge además que cuatro de cada 10 personas en el mundo padecen sobrepeso. Unas cifras que contrastan con el menor 6,9% – casi la mitad – que, según esta encuesta, cree que su peso es “muy malo”.

Aunque a nivel mundial cuatro de cada 10 personas padecen sobrepeso según la OMS, casi siete de cada 10 (68%) sienten que están en forma, según este estudio, que en España ha llevado a cabo el Instituto DYM, miembro y responsable en España de la red WIN. Datos que contrastan de nuevo con los alarmantes niveles de sedentarismo que por ejemplo en España, afectan a más de la mitad de la población.

«La salud está en el centro de nuestra salud, aunque muchas veces la damos por garantizada hasta que algo va mal», afirma Vilma Scarpino, presidenta de WIN en un comunicado, «hay una desconexión entre la salud que creemos tener y los factores de riesgo asociados a nuestros hábitos. La mayoría de la gente en todo el mundo cree tener buena o muy buena salud. Quizás esta creencia es lo que dificulta que las autoridades sanitarias consigan cambios de hábitos».

En general, tres de cada cuatro personas creen que su salud es buena o muy buena, aunque hay diferencias muy notables entre países. En España, por ejemplo, el dato de quienes creen gozar de buena salud sube hasta el 83,3%, aunque el 40% de los mayores de 50 años conviven con dos o más enfermedades. No es el país que mejor ve su salud, aunque sí el más saludable del mundo según un reciente estudio de Bloomberg que otorgaba a España el título de país más saludable del mundo.

En el entorno europeo, Francia es líder en percepción de buena salud, con un 85%, mientras que en Polonia ni la mitad de la población (47,7%) tiene esa sensación. Sin embargo, quienes se llevan la palma son los orientales. Nada menos que el 97,6% de los ganheses y el 94,1% de los indonesios presumen de buena salud, mientras que en Letonia ese porcentaje no supera el 40,3%.

La edad sí es un factor influyente en la percepción de la salud. El porcentaje de gente que se considera muy sana cae del 33% entre los menores de 18 años al 10% de los mayores de 65. Directamente proporcional es la subida de quienes dicen tener mala salud: son el 2% de los menores de 19 años al 7% de los mayores de 65. A nivel global, sólo el 4% siente que tiene mala salud.

Contradicciones con el tabaco

Como si no hubiera suficiente evidencia científica contra el tabaco, el 18,1% de quienes presumen de muy buena salud fuma con frecuencia. También fuma habitualmente una de cada cuatro personas que sienten que no tienen buena salud.

Las cifras de tabaquismo también experimentan grandes variaciones entre países. En Australia hay un 78% de personas que dicen no haber fumado nunca mientras que en México esto solo ocurre en el 20% de los casos. La media global es del 65% y en España el 55% asegura no haber cogido nunca un cigarrillo.

La salud percibida no es un factor diferencial a la hora de beber o no, pues las tasas de consumo de alcohol no varían entre quienes dicen estar más o menos saludables. Las grandes diferencias entre países se deben, según concluye el estudio, más a criterios religiosos o culturales que a cuestiones de salud. Los países con más bebedores habituales son México (49%), Japón (48%) e Irlanda (38%), mientras que los más abstemios son Indonesia (90%), Marruecos y Palestina (82%). En España, el 20% dice que no bebe nunca y un 12% asegura ser bebedor habitual.

Hacer ejercicio sí denota una relación con la salud, en base a los resultados del estudio. Así, uno de cada cuatro que dice tener muy buena salud hace mucho ejercicio, mientras que casi el 30% de quienes afirman carecer de salud nunca practica deporte. El 37% a nivel global dice practicar bastante ejercicio, un porcentaje que crece hasta el 43% entre los españoles.

Entre lo que los encuestados dicen hacer para conservar buena salud está también la ingesta de vitaminas. Los autores del estudio destacan las elevadas tasas que muestran países como India (94%) y China (91%) en contraposición de Turquía (27%) o Argentina (30%).

Entre quienes toman este tipo de suplementos vitamínicos a menudo, uno de cada cuatro a nivel global, destacan los estadounidenses (57%) y mexicanos (54%). España está entre quienes menos toman, con un 12%, justo por encima de nuestros vecinos franceses, Chile o Argentina. Sin embargo, tomar vitaminas no depende de que creamos mejorar su salud, sino al revés, los que más las toman son quienes dicen gozar de muy buena salud. Sí toman más medicinas (prescritas por el médico) quienes dicen tener peor salud. Y un 20% asegura que nunca toma medicinas, un porcentaje que cae al 9% entre los españoles.

Dieta y sueño, claves de la salud

Para creer que tenemos buena salud, sí creemos necesario dormir bien. Así lo refleja que casi ocho de cada 10 personas que presumen de buena salud duermen muy bien, mientras que solo puede presumir de un buen sueño el 32,8% de los que se quejan de mala salud. En general, el 64% dice dormir bien con frecuencia.

Estar a dieta no parece ser un símbolo de buena salud (o al menos de buscarla), ya que los porcentajes de gente que se pone a dieta no varían en función de la salud percibida. El 15% dice estar a dieta a menudo y el 42% afirma no ponerse nunca a dieta. Resulta curioso que el porcentaje de obesos sea mayor en la mayoría de los países que el de gente que se pone a dieta. Algunos países son excepción, ya que pese a niveles bajos de sobrepeso tienen un gran porcentaje de gente a dieta, como ocurre en India, Japón, China, Filipinas y Vietnam.

Comentar ()