Consumo | Nutrición | Vida Sana

El ajo puede contrarrestar los problemas de memoria asociados a la edad

Un estudio en ratones sitúa el origen de los beneficios del ajo para el deterioro cognitivo en la microbiota intestinal.

logo
El ajo puede contrarrestar los problemas de memoria asociados a la edad
Un estudio apunta a que comer ajo puede mejorar la memoria conforme avanza la edad.

Un estudio apunta a que comer ajo puede mejorar la memoria conforme avanza la edad.

Resumen:

El ajo puede ayudar a combatir los problemas de memoria asociados a la edad. En un nuevo estudio realizado con ratones, el ajo ayuda a contrarrestar los cambios relacionados con las bacterias intestinales asociadas a los problemas de memoria. El culpable es el sulfuro de alilo, un compuesto presente en el ajo o la cebolla y que las investigaciones han situado también como un posible protector frente al cáncer. “Nuestro hallazgo sugiere que el ajo puede ayudar a mantener los microorganismos intestinales sanos y mejorar la salud cognitiva de los ancianos”, afirmó Jyotirmaya Behera, codirectora de la investigación de la Universidad de Louisville (EEUU). La microbiota intestinal, cuya importancia va en aumento a la luz de los últimos estudios, no ha sido tan estudiada en los cambios que experimenta con la edad. “La diversidad de la microbiota disminuye en las personas mayores, en la etapa en la que aparecen enfermedades que afectan a la capacidad cognitiva y de memoria”, afirma el otro director del estudio, Neetu Tyagi.

El ajo puede ayudar a combatir los problemas de memoria asociados a la edad. Según un nuevo estudio estadounidense realizado con ratones, el ajo ayuda a contrarrestar los cambios relacionados con las bacterias intestinales asociadas a los problemas de memoria. El culpable es el sulfuro de alilo, un compuesto presente en el ajo o la cebolla y que las investigaciones han situado también como un posible protector frente al cáncer. 

“Nuestro hallazgo sugiere que el ajo puede ayudar a mantener los microorganismos intestinales sanos y mejorar la salud cognitiva de los ancianos”, afirmó Jyotirmaya Behera, codirectora de la investigación de la Universidad de Louisville (EEUU).

La microbiota intestinal, cuya importancia va en aumento a la luz de los últimos estudios, no ha sido tan estudiada en los cambios que experimenta con la edad. “La diversidad de la microbiota disminuye en las personas mayores, en la etapa en la que aparecen enfermedades que afectan a la capacidad cognitiva y de memoria”, afirma el otro director del estudio, Neetu Tyagi.

En su estudio, los investigadores dieron sulfato de alilo oral a ratones de 24 meses de edad – lo que corresponde a entre 56 y 69 años de edad humana. Después, compararon estos ratones con otros de entre 4 y 24 meses que no recibieron ese complemento dietético. Así, los investigadores observaron que los que tomaron el sulfato de alilo mostraron mejor memoria a corto y largo plazo, así como mejor memoria espacial.

Otras investigaciones de la Universidad de Louisville habían descubierto recientemente un gen (NDNF) relacionado con el deterioro cognitivo y en ésta se ha podido demostrar que su expresión resulta necesaria para la consolidación de la memoria a largo y corto plazo. Así, los ratones que recibieron el sulfuro de alilo mostraron niveles más altos de expresión de este gen y que la terapia con proteínas de este gen restauró las capacidades cognitivas de los ratones más viejos.

En general, la investigación apunta a que el sulfuro de alilo promueve la consolidación de la memoria mediante la restauración de las bacterias intestinales. Los científicos afirman que seguirán estudiando la mejor fórmula para usar el ajo como tratamiento en el envejecimiento.