Las tareas domésticas invisibles son aquellas que hacen referencia a la planificación y la organización. Son gestiones difícilmente cuantificables, como destaca El Club de las Malas Madres en su informe Somos Equipo. Además, en muchas ocasiones se realizan de forma simultánea con otras actividades, provocando que no se valoren pese a que suponen una carga para quienes las realizan.

Teniendo en cuenta que muchas mujeres ni siquiera son conscientes de que asumen la mayoría de estas tareas, principales responsables de la carga mental – el 44% no sabe qué es, según un informe de P&G –, aquí va un listado de quehaceres invisibles relacionados con la gestión de la familia y el hogar , que muchas veces pasan desapercibidos tras las tareas visibles.

  1. Si la tarea visible es poner la lavadora, la invisible es preocuparse porque la ropa esté disponible cuando se necesita. Esto atañe especialmente a las familias con hijos y supone que los niños tengan el lunes el uniforme limpio y listo para ponerlo, que el bebé no se quede sin bodys o baberos limpios o salir a comprar un nuevo pantalón cuando han pegado un estirón.
  2. Si la tarea visible es hacer la compra, la invisible es planificar los menús de la semana. No basta con hacer la compra (ya sea con o sin lista), sobre todo en familias con niños alguien tiene que preocuparse por que mantengan una dieta equilibrada. Que coman suficiente fruta y verdura o qué alimentos hay que ir introduciendo – y cuando – en los bebés conforme van creciendo es también una tarea que suele pasar desapercibida.
  3. Estar pendiente de los requerimientos de la guardería o colegio y actividades extraescolares, otra tarea invisible. Llevarles o recogerles del colegio es la tarea visible, mientras que leer las circulares del colegio (y hacer lo que corresponda), estar en el grupo de whatsapp de padres para enterarse de las cosas, comprar los regalos de cumpleaños y llevarles a la fiesta son tareas aún más femeninas.
  4. El seguimiento médico de los hijos es una tarea fundamentalmente femenina. Más allá de llevarles al médico, también hay que recordar cuándo toca revisión con el pediatra o especialista.
  5. Llevar las cuentas del hogar es la única tarea invisible donde ellos participan por igual que las mujeres. Un dato que responde, según El Club de las Malas Madres, a que se trata de una tarea que «se vincula con los roles tradicionales de género donde el hombre, principal proveedor económico de las familias en sistema patriarcal, es quien organiza los ingresos y gastos del hogar».