Salud | Vida Sana

Italia afronta el peor brote de coronavirus fuera de Asia desde el inicio de la crisis

Una ambulancia preparada para trasladar a afectados por el coronavirus en Italia. EFE

Una mujer de 75 años ha muerto en la región de Lombardia a causa del coronavirus que mantiene en máxima alerta a Italia. Se trata de la segunda víctima mortal del brote que afecta al norte del país y que en la madrugada del viernes ya se cobró la vida de un hombre de 78 años en la provincia del Véneto. La crisis ha provocado también la suspensión del partido de segunda división italiana Ascoli-Cremonese, que debía jugarse este sábado. La región del Véneto ha anunciado que suspenderá las clases en las universidades la próxima semana.

Las autoridades italianas han confirmado que son dos los muertos y 76 ya los contagios, el último de ellos en Turín, mientras cientos de personas permanecen en cuarentena y la población de diez municipios, con un total de casi 50.000 habitantes, ha sido aislada. Se ha decretado el cierre de escuelas y centros médicos y se ha ordenado a la población no salir de sus casas.

Se tiene constancia de 54 casos confirmados en Lombardia y 17 en el Véneto, entre ellos la familia del hombre fallecido el viernes, Adriano Trevisan; dos en Emilia Romagna, dos en el Lazio y una en Piamonte, que ha registrado su primer caso en Turín. Durante la tarde también se ha confirmado el primer caso oficial en Milán: se trata de un hombre de 78 años ingresado en un hospital local desde hace una semana. Otra persona ha dado positivo en hospital Luigi Sacco de la ciudad. El goteo incesante hace pensar que el número crecerá bastante en los próximos días.

«Mantenemos las precauciones altísimas. Confíen en nosotros, estamos tomando todas las medidas necesarias para la población, ninguna alarma social y ningún pánico», ha declarado el premier Giuseppe Conte.

Las localidades afectadas por las recomendaciones gubernativas son, por el momento, Codogno, Castiglione d’Adda, Casalpusterlengo, Maleo, Fombio, Bertonico, Castelgerundo, Terranova dei Passerini, Somaglia y San Fiorano.

Además, se han suspendido la actividad universitaria para la próxima semana en las principales facultades de ambas regiones.

«Las autoridades de salud territorialmente competentes están obligadas a aplicar la medida de cuarentena con vigilancia activa, durante catorce días, a las personas que han tenido contactos cercanos con casos confirmados de la enfermedad», ha decretado el Gobierno de forma urgente.

El ministro de Salud, Roberto Speranza, ha dicho estar «convencido de que el servicio nacional de salud estará a la altura de este desafío». Las circunstancias del brote, sin embargo, han esparcido la desconfianza. El ‘paciente 1’, que no mencionó haber estado en contacto con una persona que había regresado de China, recibió primero una visita médica en su domicilio sin que se activase el protocolo por coronavirus. Al día siguiente acudió al centro de salud, donde simplemente le recetaron antibióticos. 48 horas después de la primera consulta ingresó, pero aún pasaron horas hasta que se activaron las medidas previstas.

Una persona ha muerto en cada provincia. Se trata de la mayor crisis provocada por el coronavirus fuera de Asia desde el inicio del brote en la ciudad china de Wuhan. Una crisis global que ha provocado ya 2.360 muertes y cerca de 78.000 casos confirmados.

En el caso italiano, las circunstancias de la crisis ya parecen claras. Se trata como ‘paciente 1’ a un hombre de 38 años de la localidad de Codogno que mantuvo contacto con un amigo que había regresado de China en una cena a la que acudieron más personas. Pero este ‘paciente 1’ permaneció durante casi 15 días sin síntomas, participando en eventos deportivos y en reuniones con amigos.

El hombre de 38 años habría contagiado a su mujer, embarazada de ocho meses, y al dueño de un bar. Al menos cinco clientes de ese establecimiento también fueron infectados, junto a cinco trabajadores del Hospital y algunos pacientes del mismo. Los contagios posteriores amplían la cadena, aunque se pone especial atención a los centros de salud como vector de contagio.

Varios de los afectados permanecen en estado grave tras acudir a urgencias con cuadros respiratorios avanzados. Se desconoce exactamente la relación de los últimos casos confirmados con esta cadena.

La OMS alerta: «Se acaba el tiempo»

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha alertado este viernes de que «se acaba el tiempo» para evitar la propagación mundial del coronavirus.

La OMS ha mostrado su preocupación por la aparición de nuevos casos de coronavirus sin un vínculo claro con China, donde se encuentra el epicentro del mismo, y ha pedido a la comunidad internacional actuar «rápido» para frenar la propagación del virus, según ha informado en un comunicado.

«Aunque el número total de casos fuera de China sigue siendo relativamente bajo, estamos preocupados por la cantidad de casos sin vínculo epidemiológico claro, como los antecedentes de viaje o los contactos con un caso confirmado», ha explicado Tedros.

Comentar ()