El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha anunciado este jueves que el Gobierno va a aprobar «en muy breve plazo» la orden para devolver a las mujeres sin pareja y las lesbianas el acceso a las técnicas de reproducción asistida, un derecho eliminado de la cartera de servicios con el PP.

En su primera comparecencia en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados para exponer las líneas de trabajo de su Departamento, Illa ha informado de que va a reforzar el Observatorio de Salud de las Mujeres para seguir promoviendo la inclusión de la perspectiva de género, de forma transversal, en las políticas de salud.

El ministro ha recordado que aunque las mujeres viven más, lo hacen con peor salud y, en ciertas enfermedades, el hecho de ser mujer se asocia a una mayor mortalidad no por razones biológicas sino culturales, ya que, por ejemplo, ante un infarto de miocardio consultan con el médico más tarde.

Illa ha avanzado también el desarrollo de un Plan operativo de la Estrategia Nacional de Salud Sexual, «varios años metida en un cajón», que tendrá un foco particular en la población joven.

Para tener un diagnóstico fiable sobre las conductas sexuales de los más jóvenes, se volverá a realizar la Encuesta Nacional de Salud Sexual, que ha estado diez años sin hacerse.

En su intervención, el ministro se ha referido también a la soledad no deseada, que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es uno de los mayores riesgos para el deterioro de la salud de las personas mayores y un factor importante que influye en la dependencia.

Por ello, el ministerio va a «profundizar» en el conocimiento científico sobre el impacto de la soledad como determinante social de la salud, que permitirá desarrollar medidas para abordarla dentro del Sistema Nacional de Salud, especialmente en las personas mayores.

Illa ha manifestado que va a centrar sus esfuerzos en mejorar las condiciones laborales de los profesionales sanitarios en coordinación con las comunidades autónomas, en el marco de la Comisión de Recursos Humanos y del Consejo Interterritorial de Salud.

La transformación digital, la medicina de precisión y la innovación terapéutica son otros de los grandes retos de futuro del SNS, ha dicho el ministro, quien ha anunciado la elaboración de un Libro Blanco de transformación digital que será «una hoja de ruta estratégica absolutamente necesaria para el futuro de la sanidad pública en nuestro país».

Además, el Ministerio de Sanidad, junto con el de Ciencia, elaborará una Estrategia de Medicina de Precisión y pondrá en marcha un Centro Nacional de Terapias Avanzadas.

Asimismo, va a impulsar una nueva estrategia de política farmacéutica del SNS, que se abordará junto con las comunidades autónomas y hará partícipes a los agentes implicados, que permitirá trasladar los avances científicos con el mayor rigor y la máxima rapidez a los pacientes.

Illa ha trasladado su compromiso para recuperar el nivel de inversión en sanidad previo a la crisis, de tal forma que se va a aumentar «progresivamente» los recursos dedicados a la salud en los próximos ejercicios hasta alcanzar el 7 % del PIB (ahora se dedica el 6 %).

Dentro del Marco Estratégico para la Atención Primaria, aprobado en la anterior legislatura, se van a impulsar los presupuestos tanto en personal como en infraestructuras y equipamiento, el refuerzo del papel de la enfermería y la integración del domicilio dentro de la red de atención.

El ministro ha abogado por «una mirada a largo plazo» de las necesidades de salud de la población española y del propio SNS, por lo que se desarrollará una planificación a largo plazo del sistema sanitario con la participación de las CCAA, de los agentes de salud y de los pacientes.

Para fortalecer la cooperación y coordinación con las comunidades autónomas y los agentes del sector, Illa ha trasladado su intención de reforzar el papel del Consejo Interterritorial de Salud como Conferencia Sectorial.