Salud | Vida Sana

La Guardia Civil pone 162 sanciones en una fiesta ilegal en Zamora

El operativo desplegado con motivo de la concentración festival no autorizada ha concluido con la identificación de 118 personas

Guardia Civil.

Guardia Civil. EUROPA PRESS

La Guardia Civil ha impuesto 162 sanciones durante el operativo desplegado el pasado fin de semana en Vime de Sanabria, una pedanía zamorana de sesenta habitantes en la que se celebró en el campo una fiesta ilegal convocada a través de las redes sociales.

El operativo desplegado con motivo de la concentración festival no autorizada ha concluido con la identificación de 118 personas y la imposición de 162 multas. 102 de ellas, fueron por participar en el evento e incumplir las medidas de prevención del Covid-19, según ha informado la Subdelegación del Gobierno en Zamora.

Además, se formularon trece denuncias por incumplir la Ley de Seguridad Ciudadana por tenencia de sustancias estupefacientes, treinta por acampada no autorizada y peligro de incendio, siete por exceso de ruido, dos por instalaciones de generadores de electricidad, dos por tenencia de arma blanca y dos por conducción bajo los efectos de sustancias estupefacientes.

También se han impuesto cuatro denuncias al supuesto organizador de la fiesta, por contaminación acústica, peligro de incendios, vertido de residuos y celebración de un evento sin la autorización administrativa correspondiente.

En el operativo desplazado por la Guardia Civil desde el viernes por la tarde participaron unos 150 agentes de cuarenta patrullas de seguridad ciudadana, tres de Tráfico, dos del Seprona, dos de policía judicial y los doce agentes de la Unidad de Seguridad Ciudadana de la Comandancia de Zamora.

El subdelegado del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco, ha agradecido la colaboración y la comprensión de los vecinos de Vime de Sanabria. Además, ha puesto en valor la rápida respuesta y el trabajo desarrollado durante todo el fin de semana por la Guardia Civil.

Blanco ha indicado que la presencia de la Guardia Civil «desde el primer minuto» propició que no hubiera un efecto llamada para que acudieran otros participantes, consiguió que algunos asistentes se fueran y los que se quedaron, sintieran el control de los agentes.

Los últimos jóvenes que permanecían en la fiesta el domingo por la tarde, cerca de una treintena, fueron desalojados por la Guardia Civil este domingo por la noche por orden judicial después de que la Junta de Castilla y León tramitara la medida decretada por el Juzgado de Instrucción de Puebla de Sanabria.

Comentar ()