Salud | Vida Sana

La pobreza se mide en centímetros: las holandesas a los 11 años miden como las de Guatemala a los 19

Un grupo de jóvenes pasea por una calle de Madrid. Marta Fernández / Europa Press

En Guatemala, las jóvenes de 19 años son más bajas del mundo. De media, apenas llegan al 1,51 metros de altura, 20 centímetros menos que las holandesas a la misma edad. Ellas son las más altas del mundo, con una media de 170,4 centímetros de altura. Y es que la pobreza – traducida en nutrición y salud – se mide en centímetros y así lo acaba de corroborar un estudio en The Lancet que analiza la altura y el índice de masa corporal en 193 países y su evolución desde 1985 a 2019.

Esa brecha en la altura de las jóvenes supone que las niñas de 11 años en Holanda ya miden la altura que alcanzarán las guatemaltecas a los 19. De forma global, la diferencia entre los países con jóvenes más altos y más bajos suponen unos 20 centímetros de media, lo que equivale a ocho años de crecimiento de las niñas y seis años para los niños.

Al igual que las chicas, los jóvenes holandeses también son los más altos del mundo a los 19 años, con una media de 183,8 centímetros. Son 23 más que en Timor-Oriental, donde se encuentran los adolescentes más bajos del mundo, con 160 centímetros de media.

Globalmente, los países con mayores tallas se encuentran en el noroeste y centro de Europa mientras que las menores se sitúan en el sur y sureste de Asia, América Latina y África Oriental.

El estudio, liderado por el Imperial College London, ha analizado los datos de más de 65 millones de niños y su evolución entre 1985 y 2019. Además de la altura, también se analizaba el peso, ambos indicadores de salud y de calidad de la dieta, como destacan los investigadores, y que el retraso en el crecimiento y el aumento de la obesidad infantil afectan a la salud y el bienestar de los niños durante toda su vida.

A lo largo del análisis de los 35 años, ha habido un crecimiento global, aunque el mayor aumento se ha producido en las economías emergentes como China (donde la altura media de los jóvenes ha aumentado ocho centímetros), Corea del Sur. En el extremo contrario, en los países de África Subsahariana la altura ha quedado estancada o incluso se ha reducido entre 1985 y 2019.

En España, por ejemplo, los jóvenes han aumentado la talla casi tres centímetros entre 1985 y 2019, desde los 173,4 centímetros a 176,1 y las niñas medio centímetro, de 161,5 a 162. Un incremento de altura, sin embargo, menor al del ranking general pues España ha perdido posición pasando del puesto 60 al 77 en los chicas y se ha mantenido en el 58 en los chicos.

El estudio refleja cómo los niños que nacieron en 2000 crecieron entre los cinco y los 19 años entre 53 y 71 centímetros según el país. En las chicas, el crecimiento osciló entre los 43,8 y los 55,5 centímetros.

25 kilos de peso de diferencia

El análisis también ha estudiado el índice de masa corporal (IMC) que relaciona el peso con la altura y supone otro indicador de salud. Aquí, los mayores índices (más peso en relación a la altura) están en las Islas del Pacífico, Oriente Medio, Estados Unidos y Nueva Zelanda.

El extremo contrario – menor peso – está en los países del sur de Asia, como India y Bangladesh. La diferencia entre los IMC más altos y bajos supone 9 unidades, alrededor de 25 kilos de peso, como señala la investigación.

Majid Ezzati, autor del estudio e investigador de la Escuela Imperial de Salud Pública (Reino Unido), asegura en un comunicado que «los niños en algunos países crece de forma sana hasta los cinco años y empeoran en los años escolares. Lo que supone que hay un desajuste entre la inversión en mejorar la nutrición de los más pequeños y los escolares».

Comentar ()