Aumentar la capacidad diagnóstica. Ese es el objetivo de la demanda de comunidades como Cataluña y Madrid de hacer test en las farmacias de sus territorios y así poder controlar los contagios antes y que se pongan en cuarentena. La Comisión Europea ha validado, con la publicación de un documento técnico, el uso de los test de antígenos en sustitución de las pruebas PCR en situaciones de alta transmisión del virus y ha especificado algunas necesidades para ampliar la capacidad diagnóstica: que se hagan por personal sanitario capacitado y que se notifiquen los casos a las autoridades sanitarias. 

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha abierto la puerta a que las comunidades lleven a cabo estos test, pero, según ha manifestado, tienen que elaborar «un plan en el que nos hagan saber qué quieren hacer y cómo lo quieren hacer». «Qué personal y con qué medidas de seguridad van a hacer esos test, si va a haber circuitos separados como los hay en Atención Primaria para personas Covid o no. Cómo van a vincular los datos al servicio de salud pública. Hay toda una serie de detalles que son importantes conocer», ha manifestado. 

En este sentido, la Comunidad de Madrid todavía no tiene un plan, aseguran fuentes del Ejecutivo regional que están trabajando en ello, y los farmacéuticos tampoco. Según Luis Panadero Carlavilla -farmacéutico y vicepresidente tercero del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid-, «necesitamos saber qué se nos va a pedir y qué no».

Esa parece ser la clave, qué se va a demandar a los farmacéuticos. «No es lo mismo un test de anticuerpos que un test de antígenos. No es lo mismo que se puedan hacer test a personas con síntomas, a personas sin síntomas o a gente con contacto estrecho con un positivo», asegura Panadero.  Ni siquiera el precedente de Orense vale para orientar cómo se podrían implementar los test en las farmacias. Como ha destacado en rueda de prensa el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, en Orense no son los farmacéuticos los que realizan estos test; es personal de Sanidad de Galicia el que, a razón de un acuerdo con el Colegio de Farmacéuticos de Galicia, usa las farmacias como punto sanitario. 

Notificar los casos

El Covid es una enfermedad de obligada notificación. Si alguien está contagiado, las autoridades sanitarias tienen que saberlo para su aislamiento y cuarentena. ¿Pueden las farmacias notificar casos? «Las farmacias madrileñas estamos conectados con Sanidad por las recetas electrónicas, no sería difícil habilitar un aplicativo concreto para que notificásemos los casos positivos», señala Panadero. Enrique Ruiz Escudero en rueda de prensa no ha precisado cómo se haría en Madrid, pero ha dejado claro que no sería un problema.

Seguridad en la prueba

Más pegas o más problemas técnicos plantea hacer los test de antígenos en las farmacias desde el punto de vista físico. «Cuestiones como definir el espacio de seguridad, los desechos biopeligrosos que se generen, que tampoco sería un gran problema, y, muy importante, los equipos de protección que tendría que dárnoslos Sanidad, no puede ser un gasto para nosotros», afirma Panadero.

Trabajadores sanitarios colocan el material de test de antígenos en el municipio de Alcobendas.
Trabajadores sanitarios colocan el material de test de antígenos en el municipio de Alcobendas. EFE

Ningún problema con los test de anticuerpos

«Un test de anticuerpos es un pinchazo capilar que en las farmacias se hace a diario para determinar el colesterol o la glucosa de un paciente. Estos test no tienen el componente diagnóstico de los test de antígenos, sirven para hacer el mapa serológico de la población, pero no te permite tomar decisiones a nivel diagnóstico. Nosotros lo que queremos es colaborar en la lucha contra la pandemia», afirma Panadero.

Personal de farmacia 

Realizar este tipo de pruebas diagnósticas en farmacias vulneraría hasta 15 leyes

El Consejo General de Enfermería (CGE) estima que realizar este tipo de pruebas diagnósticas en farmacias supondría una vulneración del actual marco jurídico y sanitario y violaría hasta 15 leyes de distinto rango, incluidas algunas de ámbito europeo. El CGE se opone a que sea el personal de farmacia el que haga los test, ya que según ellos va contra la normativa. Frente a su posición, los farmacéuticos aseguran que su personal está capacitado para hacer test. Pero también necesitan saber qué tipo de pruebas se pide que hagan para, en función a la demanda, ver qué personal -dentro de las categorías de una farmacia- está capacitado para realizarlos o si requiere una formación extra.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Madrid, Luis Joaquín González, defiende  que las oficinas de farmacia podrían estar listas para realizarlos en diez días. Pero antes necesitan saber qué se les va a pedir que hagan.