La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha desaconsejado finalmente utilizar mascarilla mientras se realiza deporte de forma intensa. El organismo internacional ha concluido que usar la mascarilla en estas circunstancias, especialmente en el caso del deporte de alto rendimiento, disminuye el oxígeno disponible y aumenta los niveles absorbidos de dióxido de carbono.

Esta circunstancia reduce la capacidad de respiración y provoca riesgos en personas con posibles problemas cardiopulmonares. En España, muchas comunidades autónomas obligan a realizar con mascarilla la mayoría de deportes no profesionales, desde categorías infantiles hasta las senior.

La OMS insiste en que las mascarillas deben utilizarse siempre como parte de un «paquete integral» de medidas y recalca la importancia de «la higiene de manos antes de ponerse y después de quitarse la mascarilla, así como el uso, almacenamiento y limpieza o eliminación adecuados», que califica como «esenciales para garantizar la eficacia».