Un empleado de un centro de salud de Milwaukee, en Wisconsin (Estados Unidos), ha destruido intencionadamente más de medio millar de dosis de la vacuna desarrollada por Moderna al sacarlas del refrigerador que mantenía la temperatura del fármaco, según informa el Daily Mail.

El incidente ocurrió durante el fin de semana pasado. Al principio, el Aurora Medical Center, el sistema de atención médica que presta servicios a las comunidades del este de Wisconsin y el norte de Illinois, señaló que un total de 57 cajas con dosis se sacaron de la nevera de una farmacia en contra de las advertencias. «Inmediatamente lanzamos una investigación interna y se nos hizo creer que esto fue causado por un error humano involuntario.

Tras investigar los hechos, el organismo determinó a principios de esta semana que la persona que sacó las vacunas del refrigerador lo hizo de forma intencionada y sin recibir ninguna orden. «La persona en cuestión reconoció que retiró intencionalmente la vacuna de la refrigeración», señaló el organismo.

«Estamos más que decepcionados de que las acciones de este individuo resulten en un retraso de más de 500 personas en recibir su vacuna. Esto fue una violación de nuestros valores fundamentales, y el individuo ya no es nuestro empleado», indicaron.

Tanto la vacuna de Moderna como la desarrollada por Pfizer y BioNtech necesitan mantenerse a temperaturas muy bajas para preservar su efectividad contra el coronavirus.