Salud | Vida Sana

C y T de los test de antígenos de farmacias: qué significan y cómo sé si soy positivo

Una mujer se hace un test de antígenos en una farmacia de Madrid

Una mujer se hace un test de antígenos en una farmacia de Madrid. EFE

Desde que el Ministerio de Sanidad autorizara la venta de los test de autodiagnóstico sin receta es decir, de antígenos o de anticuerpos, en farmacias sin receta, los ciudadanos puedan hacerse estos test en sus oficinas bajo la supervisión de los profesionales, , con el objetivo de asegurar no solo que la persona se toma adecuadamente la muestra, sino de una correcta trazabilidad de los resultados.

Son los farmacéuticos los que, previa autorización del usuario, comunican los resultados a Salud Pública. No obstante, al realizarse este tipo de pruebas, se tiene que valorar que existe la posibilidad de que se obtengan falsos positivos y falsos negativos cuando se haga el test una persona sin síntomas o con una carga viral baja y, en caso de que un ciudadano dé positivo en un test de antígenos de farmacia, tendrá que hacerse una PCR para confirmar el resultado.

En el caso de que el sea un resultado positivo, se mostrarán en el test de antígenos de las farmacias dos líneas horizontales de color: la línea de test (T) y la línea de control (C). Por el contrario, si resulta negativo, aparecerá una única línea horizontal de color, la línea de control (C). Los resultados del test se obtienen a los 15 minutos de realizarse la prueba.

Las farmacias prepararán guías de actuación para que sus profesionales puedan informar correctamente a los pacientes y garantizar que se realicen los test de manera adecuada.

Los acuerdos suscritos entre farmacias y autoridades sanitarias de las diferentes autonomías varían en su contenido y en las funciones atribuidas a estos profesionales, pero «coinciden en su objetivo: asegurar la trazabilidad de los resultados, sobre todo cuando estos son positivos, contribuyendo a frenar la propagación» del virus, ha informado el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.

Comunidades y farmacias se coordinarán así en el registro y notificación de los datos mediante el desarrollo de protocolos conjuntos y sistemas de información que permitan la recogida y explotación de los mismos junto a los obtenidos de otras estructuras y profesionales del sistema.

«La experiencia en la gestión de esta situación sanitaria sin precedentes confirma la necesidad de contar con las farmacias tanto para reforzar la capacidad asistencial del Sistema Nacional de Salud como para desarrollar estrategias de salud pública eficaces», concluye.

Te puede interesar

Comentar ()