Pixabay

logo
Todos a jugar: el mejor regalo para pequeños y padres 

Familia

Todos a jugar: el mejor regalo para pequeños y padres 

Algunas de las claves más importantes es regalar juguetes en vez de aparatos electrónicos y sobre todo que se alejen del sedentarismo.  

Jugar es una de las mejores cosas que tiene la infancia (y la vida). Los juguetes, imprescindibles en la lista de los Reyes Magos. Si todavía, padres y madres, abuelos y abuelas, tíos y tías, no sabéis qué regalar a vuestros pequeños, tomad nota de los consejos que ofrecen en estas fechas especialistas en psicología y educación. Que la mañana de Reyes sea inolvidable para ellos y que el 2019 sea, sobre todo, un año en el que jueguen. Porque lo más importante en sus primeros año de vida es precisamente eso, que jueguen, que jueguen mucho.

1. Los niños tienen que jugar (cuantas más horas, mejor)

El juego es fundamental en los más pequeños, una herramienta saludable para su desarrollo físico, psicológico y emocional. Es además, un derecho fundamental de la infancia. Por lo que cuantas más horas de juego, mejor. “Muchas veces pensamos que jugar es tan sólo algo lúdico pero a través del juego los niños construyen su desarrollo físico y mental. Crean y desarrollan sus conexiones neuronales”, afirma a El Independiente el psiquiatra Rafael Casas, experto en hábitos saludables y prevención de la obesidad infantil.

Pero se trata de jugar con juguetes o realizar actividades que se alejen totalmente de las pantallas. Es decir, juguetes o juegos que se alejen del sedentarismo. Porque además los niños y niñas prefieren jugar con juguetes antes que con aparatos electrónicos. Y así lo muestra estudio I Estudio de Salud y Bienestar en la Infancia  realizado por el Instituto DKV de la Vida Saludable con la colaboración del Hospital Sant Joan de Déu (Barcelona).

Actividades preferidas en la infancia española

Actividades preferidas en la infancia española DKV Salud

Después de haber entrevistado a más de 2.000 padres y madres con hijos hasta los 10 años, los resultados muestran que los niños de menos de 10 años, según se observa en el informe, prefieren jugar con juguetes (74%), con sus amigos (72%) o con sus padres y madres (62%) antes que ver la televisión (58%), interactuar con el teléfono móvil, (25%) o jugar con videoconsolas (24%).

2. Juguetes (y juegos) que se alejen del sedentarismo

Sin embargo, y según muestra el citado estudio, el 45% de los niños actúa de forma sedentaria entre una y dos horas al día, ya sea viendo la televisión o con otras pantallas. “El uso excesivo de los dispositivos digitales puede favorecer el aislamiento de los niños, dificultar la comunicación con la familia y amigos, y promover el sedentarismo. Es fundamental que los padres controlen el uso de aparatos tecnológicos como opción de entretenimiento, además de estimular juegos en grupo, con amigos y con la familia”, afirma Casas quien es también asesor de este estudio.

Es importante que los niños se muevan y que lo hagan mientras juegan. Se trata de estar activos y en movimiento y no sentados en una silla. “Cuanto menos rato sentados, mejor”, expone el profesional. Por ello, es importante regalar cosas que faciliten que los niños se muevan a la vez que también puedan ejercitar su mente. Cualquier juguete que les haga moverse, construir cosas, imaginar será beneficioso para ellos (empujar un trenecito, un carrito, jugar con cocinas, etc.)

Según las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social hasta los 2 años, el tiempo de pantallas, debe ser de cero minutos al día y de 2 a 4 años, como máximo, una hora diaria. De este modo, es importante que los niños menores de 5 años y que ya caminan, explica Casas, jueguen, se muevan y estén activos durante al menos 3 horas al día. Ya sea en casa jugando con sus juguetes, en el parque al aire libre, caminando, etc.

A partir de los 5 años es importante que no haya más de dos horas al día de pantallas de forma recreativa y que sigan jugando y siendo activos porque es una de las cosas más importantes en la infancia. Es clave fomentar la actividad física y el deporte y alejarlos de cualquier estímulo que fomente el sedentarismo.

También la Asociación Española de Pediatría (AEP) ha recordado en estas fechas la importancia del ejercicio físico en la infancia. Según expone la AEP, “una buena forma de inculcarles la importancia del ejercicio es regalar juguetes que animen a practicarlo: una pelota, una bicicleta o unos patines son ideales para que se diviertan a la vez que ejercitan su cuerpo”. Eso sí, es importante practicar todas las actividades de forma segura (uso de cascos, rodilleras, etc.).

3. Padres y madres, jugad con vuestros peques

No sólo será beneficioso para los pequeños que jueguen sino también para los propios padres que podrán conocer mejor a sus hijos y acompañarles en su aprendizaje. Mientras se juega, se les trasmiten valores, se les enseñan cosas que les servirán de por vida, además de crear y reforzar los lazos afectivos que existen en la familia. Es fundamental el juego compartido, que se juegue en familia.

Sin embargo, los padres no juegan con sus hijos el tiempo necesario. Según el estudio #Juegaconellos2018 elaborado por Famosa y presentado el mes pesado en Madrid, “el 73,7% de los padres y madres están concienciados de la importancia del juego con sus hijos. Pero el 65% sigue afirmando que no juega el tiempo suficiente con ellos.  Además de esto, el estudio expone que el 92,5% de los padres y madres consideran que jugar con sus hijos es más importante para los menores que para ellos, a pesar de que el 82,2% piensa que es un “planazo”.

“Todavía los adultos seguimos creyendo que jugar juntos es más importante para los niños que para nosotros como padres. Aún son pocos aquellos que conocen verdaderamente las oportunidades que sus hijos les brindan cuando juegan con ellos. Nos sorprenderíamos si supiéramos los beneficios que nos aporta jugar”, afirma la psicóloga Alicia Banderas.

Para ayudar a los padres, Banderas ha elaborado junto con Famosa el ‘Decálogo #JuegaConEllos’ en el que se exponen, además de los beneficios del juego compartido entre padres-hijos, 6 consejos de cómo los padres pueden jugar con sus hijos: recrea situaciones imaginarias; facilita el cambio de roles; meterse en la piel de sus personajes favoritos; apórtale ideas diferentes para utilizar sus juguetes; rompe con los juegos o juguetes estereotipados y cuenta historias e inventa los finales.

4. Cómo elegir el mejor juguete

No es tan difícil como pensamos. Tal y como escribía Banderas en el primer decálogo #JuegaconEllos de 2017, para esto, no existen recetas universales. Lo más importante es pensar en el niño/a y preguntarse qué haría nuestro hijo/a con ese juguete: “¿Fomenta su imaginación? ¿Jugará más de 20 minutos o lo aparcará en el cajón de los juguetes inservibles? ¿Será un juego versátil? Es decir, ¿le permitirá crear diferentes formas de juego? ¿Es adecuado para su edad? ¿respeta su etapa evolutiva o su ritmo de aprendizaje?”.

Por su parte, desde la Universidad Europea de Valencia valencia los profesores Jose Martí y Yolanda Cabrera, expertos en marketing, junto con Lupe Bohorques, profesora de ética y derecho constitucional exponen en un documento 5 consejos que nos ayudarán a elegir mejor los juguetes de los más pequeños.

  • Prioriza aquellos juguetes o juegos con aspecto pedagógico. Según recomiendan los expertos, “lo importante es que siempre haya un componente pedagógico detrás que permita al niño disfrutar mientras aprende, desarrollar sus habilidades y evolucionar”.
  • Escoge aquel juego que motive lo suficiente al jugador. “Es vital proporcionar al niño un objeto que le genere expectativas, que fomente la creatividad, despierte la imaginación, active las buenas ideas y la iniciativa personal”.
  • Selecciona el que mejor se adapte al perfil y características del jugador. Los juguetes, afirman los expertos, son vehículos de desarrollo de la personalidad, por ello es necesario tener en cuenta qué compramos, a quién va dirigido y las características del niño o de la niña. Por ello, hay que tener en cuenta aspectos tan importantes como la edad y los gustos y las preferencias del pequeño.
  • Busca el equilibrio entre el nivel de desafío y habilidades. Es importante escoger un juego que sea capaz de potenciar las habilidades más destacables del jugador como puede ser la destreza visual, la memoria, el trabajo individual o en equipo en función de cada perfil.
  • Responsabilidad. Según los expertos, los juguetes son herramientas formativas, sociales y educativas indispensables para educar en valores y, por supuesto, divertir.  Por ello, debemos ser responsables a la hora de su elección. Según aconseja Lupe Bohorques, es importante adquirir “aquellos que desarrollen la empatía, que no sean competitivos, que sean inclusivos, que fomenten la convivencia, la igualdad, etc.”.