Familia

Cómo evitar que los niños se encuentren con porno en internet

Buscadores seguros y otras herramientas para controlar el acceso de los niños a la red pueden ayudar a que los pequeños no accedan a contenido inapropiado para su edad.

logo
Cómo evitar que los niños se encuentren con porno en internet

Cómo evitar que los niños se encuentren con porno en internet.

Resumen:

Cuando se habla de controlar lo que los niños y adolescentes hacen en internet es fácil oír la expresión “poner puertas al campo”. Es cierto que hoy día, con la cantidad de dispositivos al alcance de todos, resulta complicado garantizar la seguridad en la navegación de los menores, más aún si se acercan o son ya adolescentes.

Sin embargo, algunos datos preocupan. Tanto el aumento de casos de acoso escolar en las redes como el adelanto de la edad a la que los niños ven porno por primera vez, que según un reciente informe se ha adelantado a los ocho años por “el acceso a la tecnología móvil”.

Por ello, y aunque siempre será recomendable supervisar personalmente la navegación de los más pequeños, es útil conocer algunas de las herramientas disponibles para controlar a lo que los niños pueden acceder mientras están con el dispositivo.

Buscadores seguros

Casi todos basan su tecnología en Google Safe Search, que excluye el contenido siguiendo determinadas palabras o términos. Además, integran otro tipo de controles más o menos restrictivos, relativos al acceso al correo electrónico o incluso al resto de buscadores o programas del ordenador. Su diseño suele ser más colorido e intuitivo para niños e incluyen contenidos específicos para ellos, especialmente recursos educativos. Además, algunos limitan el tiempo del uso del navagador y bloquean la pantalla.

  • Kidsplorer: este es un buscador que se instala en el dispositivo y restringe mucho lo que el niño puede encontrar. “Por defecto está casi todo restringido y por los padres pueden ir añadiendo nuevas páginas”, explica Helena Rifá, directora del Máster en Seguridad de las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). “Este buscador también controla el email y establece también un control sobre el correo electrónico. Por último, bloquea el acceso a otros navegadores o programas de ordenador”, añade Rifá.
  • Kiddle: este buscador es más permisivo que el anterior y funciona al revés, los padres o adultos supervisores pueden ir poniendo quejas sobre sitios que consideren inapropiados para que dejen de estar disponibles. No obstante, como ha podido comprobar este periódico, en algunos casos el sistema falla y ofrece resultados (sobre todo anuncios) inapropiados para los más pequeños.
  • Kidrex: elimina de la lista de resultados todas las páginas que contienen términos claves o frases calificadas como inadecuadas. Además, tiene una base de datos de páginas restringidas que se alimenta con lo aportado por padres y adultos supervisores.

  • Pikluk: los padres pueden configurar los sitios por los que quieren que sus hijos naveguen, algo que los adultos pueden controlar de forma remota. Además, se puede restringir la recepción del email y de partes del ordenador.
  • Bunis: como los anteriores, basa su tecnología en google safe. Además, tiene un apartado para padres y profesores con información útil sobre seguridad en internet.

Aunque algunos de estos buscadores son muy completos, Rifá recomienda tener también instalada en el dispositivo una herramienta de control parental, que complete el control que se realiza de la actividad del pequeño internauta: “Las herramientas funcionan relativamente bien pero siempre hay que acompañarlo con una supervisión, que deberá ser más o menos estricta según la edad del niño”.

Para Rifá, “a los siete u ocho años la navegación debe ser muy restrictiva. Porque los niños no son conscientes del peligro y no tienen conocimientos para distinguir el contenido inadecuado. Cuando ya llegan a la adolescencia, o sobre los 14 años, hay que dejarles mayor libertad pero siempre supervisando lo que haces para que en el caso que se descubra que están viendo contenidos inadecuados poder hablar con ellos, analizarlo juntos e ir avanzando. Ser muy estrictos a estas edades tiene un efecto contraproducente, porque van a encontrar la manera de acceder por su cuenta y sin supervisión. Es mejor conocer lo que hacen”; añade la experta en internet.

Herramientas de control parental

La iniciativa Internet Segura for kids (IS4K) del Instituto Nacional de Ciberseguridad ofrece algunas herramientas de control parental en su web.

  • SecureKids: es gratuita, está disponible para android y permite controlar el tiempo de uso que los niños dan a cada aplicación, además de limitar su uso durante un tiempo tras el que dejan de funcionar. Tiene un botón de emergencia que el pequeño puede apretar si ve contenido inadecuado, una opción de geolocalización y monitorización de llamadas (se elige los contactos a los que el niño puede llamar). Se pueden filtrar páginas a las que el niño no podrá acceder y crear alarmas. Aquí más información de cómo funciona.
  • Family Link: es una aplicación de google que se puede instalar tanto en android como en IOS en el dispositivo que supervisa, aunque solo en android para el dispositivo supervisado. Permite gestionar (aprobar o bloquear) las aplicaciones que el niño quiera descargar, controla el tiempo de conexión, establece horas de sueño o descanso a las que no funciona.
  • Tiempo de uso de Apple: herramienta para IOS que permite, en la línea de las anteriores, limitar el tiempo de uso del dispositivo, establecer restricciones de contenido, impedir compras en itunes o en apps.

Además de las anteriores (gratuitas) existen otras, tanto de pago como sin coste, para ayudar al control de la navegación infantil y tratar de controlar el acceso de los niños a la pornografía antes de tiempo. Aunque todo esto no sea verdaderamente efectivo si no se acompaña de una buena educación sexual.