Un hijo cuesta unos 672 euros al mes, según el último informe de la ONG Save the Children, que denuncia que la crianza se ha convertido en un lujo para muchas familias españolas. El importe ha crecido un 14,5% desde 2018, cuando eran 587 euros, una subida mayor de la del IPC (índice de precios al consumo).

La situación no es igual en todas las comunidades autónomas y en Cataluña y Madrid llega a los 819 y 814 euros mensuales respectivamente. Casi 200 más que en Andalucía, donde se queda en 641 euros.

Diferencias territoriales en el coste de la crianza

Save the Children

En estos últimos años, lo que más ha subido son los gastos de la vivienda, un 53%, seguidos de muebles y enseres, ocio y gastos extraordinarios, todos entre el 25 y 30%. Gastos básicos como la alimentación han subido un 13%, la vivienda y la ropa un 15% cada una.

Coste de la crianza por tramos de edad en 2018 y 2022

Save the Children

Cuando los niños tienen menos de seis años, el coste más elevado es el de la conciliación, es decir, las soluciones para compatibilizar los horarios de trabajo de los padres. A partir de los siete años, la partida más elevada es la de alimentación, que supone la quinta parte y es importante porque condiciona el desarrollo físico de niños y niñas.

La situación está convirtiendo la crianza en inasumible para una de cada cinco familias, según denuncia la ONG. Casi 900.000 hogares encuentran imposible cubrir el coste de la crianza incluso dedicando todos sus ingresos. Y es que 2,6 millones de niños y adolescentes españoles (el 31,8% del total) se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social.

Según la última encuesta de condiciones de vida de 2021 y los datos de Save the Children, para las familias que ingresan menos de 18.000 euros anuales la crianza se lleva el 100% de sus ingresos. Entre 18.000 y 31.000 supone más de la mitad de los ingresos. Solo las familias que cuentan con más de 50.000 euros anuales invierten menos del 30% de sus ingresos en la atención a los hijos.

Es el caso de Marcela, que vive junto a su hijo Mateo (13 años) en Valencia. Gana 600 euros mensuales en trabajos varios y no está dada de alta en la Seguridad Social. Su alquiler son 425 pero su problema más grave es la factura de la luz. Debe las facturas de la luz de este invierno, que entre enero y marzo suman más de 500 euros. «He dejado de darle al niño pescado, no me lo puedo permitir», afirma Marcela, que compra ropa de segunda mano y que no podría haber adquirido el material escolar si no fuera por la ayuda de ONG como Save the Children.

A la situación, que ya era complicada antes del Covid, se sumó la pandemia y el gasto en geles hidroalcohólicos o mascarillas, dispositivos para las clases online o la atención psicológica a niños y adolescentes afectados por la crisis del coronavirus.

Diferencia del coste de crianza con y sin Covid

Save the Children

La ONG plantea distintas medidas fiscales para apoyar la crianza, como la reducción del IVA en pañales y productos de higiene menstrual, que supondrían un ahorro mensual para las familias de hasta 115,6 millones de euros para las familias.

Como propuestas concretas para apoyar la crianza, Save the Children propone una ayuda universal de 100 euros por hijos menores a deducir en el IRPF, la actualización de los complementos de crianza en el ingreso mínimo vital y la super reducción del IVA de pañales y productos de higiene menstrual.

Cáritas Madrid ayudó a 100.000 personas en 2021