logo
Cómo el deporte ayuda a superar la vuelta al trabajo y a la rutina

Salud | Vida Sana

Cómo el deporte ayuda a superar la vuelta al trabajo y a la rutina

Uno de cada tres españoles sufre el llamado síndrome postvacacional. El deporte es un gran aliado para volver al trabajo con energía, y sin estrés.

Las vacaciones de verano están llegando a su fin y con ello la vuelta al cole, al trabajo y a la rutina. No es raro ni inusual que la vuelta se haga cuesta arriba: según datos de Adecco, publicados el año pasado, uno de cada tres trabajadores sufre o sufrirá, al volver al trabajo, el llamado síndrome postvacacional. O lo que es lo mismo, sentir apatía, falta de energía y dificultad de concentración cuando acaban las vacaciones y hay que reincorporarse de nuevo a la rutina laboral. También puede haber otros síntomas como trastornos del sueño, nerviosismo, estrés o tristeza.

Según esta empresa de recursos humanos, hay trabajadores más propensos que otros como son aquellos que tienen menor tolerancia a la frustración, los menos resilientes, los que disfrutan de unas largas vacaciones y los que vuelven a un entorno laboral hostil. En general, los casos más leves duran de dos a tres días, pero hay otros que se alargan hasta 15 días. Los caso más extremos podrían durar incluso, meses.

El deporte nos ayuda

Lo bueno de todo esto es que esta circunstancia puede volverse reversible si hacemos caso a una serie de pautas donde no debe faltar la actividad física. Sí, la actividad física y el deporte es uno de los factores clave que nos ayudarán a superar el fin de vacaciones y afrontar con ganas y energía un nuevo curso.

El deporte estimula funciones cognitivas como la atención, la concentración y la relajación», dice una experta

“Puede ayudarnos a entrar en la rutina porque el deporte es un estimulador de nuestros transmisores, de aquellos que nos hacen sentir bien como son las endorfinas. El deporte estimula funciones cognitivas como la atención, la concentración y la relajación, además de provocarnos esa euforia que nos hace sentir bien. Cuando uno empieza a practicar deporte, enseguida, nada más volver de hacer deporte, ya tiene sensación de bienestar”, afirma a El Independiente Patricia Ramirez Loeffer, experta en psicología del deporte y la salud, y autora de seis libros sobre esta disciplina.

Por su parte, Jesús Hernández González, fisioterapeuta de Blua de Sanitas añade que el deporte “nos brinda la oportunidad de afrontar el nuevo año con la ilusión de que podemos cambiar y mejorar nuestras vidas. Optimizar nuestras rutinas, hábitos y salud”. Al igual que Ramirez también explica que “existen razones neuroquímicas, como el conocido efecto endorfínico, que supone darnos casi literalmente un chute de felicidad postejercicio, el cual es más que bienvenido cuando vemos que la rutina se acerca de manera vertiginosa e inevitable”.

Pese a los beneficios, no todo el mundo experimenta las bondades del ejercicio físico: hasta un 40% de los españoles dice no practicar nada de ejercicio durante la semana, según datos de la app Quiero cuidarme de DKV. Según esta encuesta, “sólo el 30% de los españoles afirma llevar un ritmo de ejercicio saludable o muy saludable, siendo los jóvenes de entre 18 y 20 años los más deportistas”.

En conclusión, son los jóvenes de entre 18 a 25 años los que realizan más actividad física y los adultos de entre 46 y 55 años los que menos. Según esta aplicación, “retomar o iniciar el hábito de realizar deporte, ya sea en casa, en la calle o en el gimnasio, es la mejor manera e relajar el cuerpo y la mente y evitar algunos de los síntomas propios del síndrome postvacacional, como la irritabilidad, la fatiga y el cansancio”.

Cómo empezar a hacer ejercicio físico

1. Apúntalo en la agenda como una prioridad 
En nuestra agenda de este nuevo curso escolar (2018/2019) no debe faltar el ejercicio físico: es importante para nuestra salud y para nuestra bienestar físico y mental y “debemos apuntarlo como una prioridad”, asegura Ramírez. Si no, es probable que dejemos de lado más pronto que tarde nuestro objetivo.

2. Comienza poco a poco 
Lo importante es comenzar despacio e ir de menos a más, afirma esta profesional. “No podemos empezar de golpe, si no perderíamos la ilusión”. Puede sonar a tópico, añade Hernández Gonzalez, pero es necesario ir poco a poco aunque, eso sí, llevando una correcta progresión que nos haga coger el hábito de verdad: “Conseguir el hábito tiene que ser nuestro único objetivo. El mes de septiembre es una nueva oportunidad de comenzar a crear el hábito en nuestra vida, incluyéndolo dentro de nuestros horarios de la semana”, afirma.

3. Piensa en un deporte o actividad que te guste
Conseguir el hábito dependerá del deporte o la actividad física que elijamos. No podemos decir que vamos a empezar a hacer running cuando no nos gusta correr y preferimos otro tipo de actividad como por ejemplo nadar, bailar o caminar. “Es imprescindible elegir un deporte que nos guste y adaptarlo a nuestros horarios”, apunta la psicóloga deportiva.

4. Plantéate objetivos que puedas conseguir
Para no dejar nuestro plan al cabo de un mes es importante plantearse objetivos semanales que se puedan conseguir, expone el fisioterapeuta. De modo que, según Hernández, es preferible proponerse unos días fijos a la semana donde sabes que sí vas a poder hacer actividad física y otros días complementarios.

5. Déjate asesorar por un profesional 
Si no sabes cómo empezar a hacer ejercicio porque nunca lo has hecho, llevas mucho tiempo sin hacerlo o quieres conseguir unos objetivos específicos es aconsejable dejar asesorarte por un profesional del ejercicio físico. “Tanto los Licenciados en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (colegiados) como los técnicos en Actividades Físico deportivas pueden ayudarte a conseguir tus objetivos con garantías calidad y seguridad”, asegura Hernández.

6. Como todo en la vida, ten paciencia (y constancia)
Las cosas importantes en la vida no se consiguen en un día. El esfuerzo y la constancia son los mejores aliados para llegar a nuestras metas, sean cuales sean. Aquí, la clave está en tener mucha paciencia, afirma Ramírez, ya que de entrada no vamos a ver los cambios físicos que nos gustaría ver.

Hay que comenzar despacio e ir de menos a más, recomiendan los expertos

“Las actividades que iniciamos caen en ‘saco roto’ cuando no esperamos suficientemente el tempo necesario para percibir sus beneficios”, afirma Ferran L. Tognetta, médico y portavoz de la Direccion General de Salud de DKV. “Si las personas se comportan como ansiosas y esperan que, por ejemplo, el ejercicio físico mejore su vida en solo los primeros días, tendrán la sensación de tiempo malgastado y que en ellos no pasa nada. En realidad, ningún método de ‘mejora de vida’ ni ninguna ‘dieta de salud’ en persona sanas hace efectos ‘hasta que los hace’ y, suele ser tras un periodo de semanas de seguimiento expectante”.

Otras claves para superar la vuelta de las vacaciones

Existen otras claves, además del deporte y la práctica del ejercicio físico, que son, según los expertos, fundamentales para superar este llamado síndrome
postvacacional. Según recomiendan Ramírez y Hernandez, es esencial:

  • Adoptar unos hábitos saludables de alimentación y descanso.
  • Ser realista y afronta la realidad sin mirar a otro lado. Si la vuelta se pone cuesta arriba, la escalamos.
  • Ir paso a paso es fundamental para adaptarnos de nuevo al día a día. Así que camina, no corras todavía.
  • Organizarse mejor: sin caer en planificar cada minuto, pero sin saber en qué día vives para que así te quede más tiempo libre y de descanso.
  • Disfrutar más de cada momento, ya que solemos pensar más en el siguiente paso que en el que estamos dando y esto provoca un mayor agobio a la hora volver a la rutina.
  • Sacar lo positivo de volver a la rutina: volver a tener horarios, tener un orden.
  • Tener proyectos que emprender como apuntarte a alguna actividad que quieres, dejar de tener una vida sedentaria, salir más etc.
  • Focalizar la atención en ser agradecidos con las cosas positivas que tenemos.

Sin duda, uno de los elementos más negativos de nuestra vida y que en este mes puede cobrar un mayor protagonismo, si no tienes ninguna gana de volver de nuevo a la rutina de siempre, es el estrés. La psicóloga Pilar Conde, directora técnica de Clínicas Origen, asegura que en este mes aumentan las consultas psicológicas relacionadas con el estrés. El trabajo, añade esta profesional, es el segundo motivo de insatisfacción personal de aquellos que pasan por su consulta. Por ello, “cuando se acerca el final de las vacaciones, quienes no se sienten bien dentro de su entorno laboral comiencen a notar los primeros síntomas del estrés”.

Por ello, para frenar el estrés, toma nota de estos consejos.

  • Divide las tareas diarias en bloques, dando prioridad a las más urgentes.
  • Organiza la agenda diaria y, lo que es más importante, cumplirla, siguiendo los criterios de prioridades.
  • Al término de la jornada laboral, realiza actividades placenteras, ya sea deporte, salir con amistades, leer o estar con la familia.
  • Cumple con los horarios de comida y de descanso. El bienestar es clave para ponerle freno al estrés.
  • Huye de los precocinados y de comida rápida y preparar la comida el día anterior.
  • A la hora de la comida, busca un lugar tranquilo y alejado de la mesa de trabajo. Hay que desconectar del trabajo, aunque sólo sean treinta minutos.