// TODO: Revisar qué hace the_post_thumbnail_creditos Consejos nutricionales para que el verano no se nos vaya de las manos.

Consejos nutricionales para que el verano no se nos vaya de las manos.

Nutrición, Salud, Vida Sana

Consejos para que la báscula no te dé un susto al final del verano

Pocos se están quedando sin ver el mundial de fútbol, que este año ha significado el comienzo del tan esperado verano, que empieza hoy de manera oficial. Los partidos de la selección son sinónimo, para muchos, de cervecitas o refrescos, patatas y otros snacks. Menos de dos horas en la que es fácil consumir unas 500 o 600 calorías. Eso multiplicado por todos los partidos del mundial…

Son los partidos pero también las cervecitas de después del trabajo en una terraza, los helados después de comer y las barbacoas del fin de semana. El verano es sinónimo de disfrutar y disfrutar en España es sinónimo de comer y beber. Por eso más vale prevenir, porque hay dos opciones claras: comer sin mirar atrás y aguardar con estoicismo el palo que nos dé la báscula en otoño o seguir el consejo de las nutricionistas y superar el verano sin kilos nuevos en las alforjas.

“La clave está en tratar de mantener un poco la rutina, obviamente nos tendremos que dar algún capricho pero si lo hacemos, es importante luego hacer ejercicio”, afirma la nutricionista Laura Jorge.

Tanto para Jorge como para Alba Santaliestra, presidenta del Colegio de Dietistas Nutricionistas de Aragón y miembro del Consejo General de Colegios del ramo, “en verano es vital la hidratación y lo que hay que intentar es que ésta venga de líquidos lo más saludables posible”.

¿Qué podemos beber?

Sintiéndolo mucho, tanto Santaliestra como Jorge apuestan por eliminar o reducir al máximo las bebidas con alcohol y los refrescos. “Si aderezamos una jarra bien fría de agua con hielo y trocitos de fruta o ramitas de hierbas aromáticas tenemos un refresco muy saludable”, dice Jorge.

Esta nutricionista apuesta también por las infusiones con hielo y sin azúcar, “porque el nestea y el mosto también son refrescos”, y por batidos o zumos de fruta y verdura para calmar la sed.

Santaliestra añade que, en una terraza donde haya menos opciones disponibles, es mejor “optar por bebidas más amargas como tónicas, que dan una menor sensación de tener que seguir bebiendo”. Otra opción refrescante es hacernos o pedir un “granizado natural sin azúcar, de melón, sandía o café”.

Ideas para llevar a la playa o la piscina

Para comer, las nutricionistas recomiendan tirar menos de bocadillos y más de tuppers. Llevar siempre alguno con fruta cortadita es perfecto para picar entre horas y calmar la sed.

A mediodía, las ensaladas son el mejor recurso, “no tiene que ser la típica aburrida, se puede experimentar con distintos cereales, de la pasta a la quinoa o el bulgur, añadiendo verduras varias y algo de proteína, como pollo, atún o queso”, sugiere Santaliestra.

Jorge añade las legumbres como un elemento más para añadir a las ensaladas y, como ideas de picoteo, “frutos secos naturales, bastoncitos de zanahoria o pepino con hummus o guacamole, tomatitos cherry o palomitas caseras sin sal”.

Y de postre…

Sí, la mejor opción vuelve a ser la fruta. “Si tomamos fruta en vez de un helado nos ahorraremos muchas calorías y debemos reservarlo para momentos puntuales”, dice Santaliestra.

Jorge advierte del riesgo de “que empiece el calor y se abra la veda del mini almendrado después de comer”. La autora de Come sano, vive sano propone algunas recetas de helados caseros muy saludables: “Podemos mezclar un yogur natural o de soja con frutas, bien con un plátano licuado con canela o con frutos rojos enteros”.

Si nos pasamos, no depurar

Olvídate de las dietas depurativas /detox, al menos ese es el consejo experto. “Nuestro cuerpo se depura solo, no se puede hacer nada. Nunca recomiendo las compensaciones porque lo único que consiguen es dar vía libre a los excesos”, afirma Jorge.

“Lo que hay que hacer es tratar de reconducir la situación – si sabemos que nos vamos a pasar, ser un poco más comedidos los días anteriores y posteriores – y compensar, eso sí, con más ejercicio, porque nuestro cuerpo hace un balance de gasto e ingesta de energía”, concluye Santaliestra.

logo
Consejos para que la báscula no te dé un susto al final del verano