Once han sido los hospitales públicos elegidos para ofrecer las nuevas terapias CAR-T para el tratamiento del cáncer. Otros tres figuran como adicionales en el caso de que los primeros se vean desbordados. Se trata de una terapia innovadora que supone un gran avance para el tratamiento de diversos tipos de leucemias y linfomas y gracias a la cual, por ejemplo, un niño se curaba de una leucemia por primera vez con una terapia financiada por el SNS.

La designación de los centros, sin embargo, ha sido recibida con polémica por parte de algunas de las comunidades autónomas como Madrid, que ha criticado la distribución. El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, ha afirmado hoy durante el Consejo Interterritorial de Salud – la reunión del Ministerio de Sanidad con las comunidades autónomas – que ha denunciado que «se ha favorecido al este sobre el oeste» y que pedirá explicaciones.

Una polémica que la ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha querido zanjar: «No ha sido una decisión política, sino de idoneidad según criterios de calidad, seguridad y experiencia». No obstante, Carcedo ha afirmado que seguirán trabajando en el tema y analizando posibles alternativas.