Salud

Morir con dolor: las tareas pendientes de España en cuidados paliativos

El Atlas de Cuidados Paliativos en Europa, que realiza la Universidad de Navarra, analiza la situación en 49 países del continente. España ocupa la posición 31.

logo
Morir con dolor: las tareas pendientes de España en cuidados paliativos

Las tareas pendientes de España en cuidados paliativos. ep

Resumen:

España está muy lejos de alcanzar el número de servicios especializados en cuidados paliativos recomendadas, que son dos por cada 100.000 habitantes. No se llega ni a la tercera parte, con 0,6, lo que nos sitúa a la cola de Europa y con la mitad que otros países del entorno como Reino Unido, Noruega, e incluso una tercera parte que en Irlanda o Luxemburgo. El Atlas de Cuidados Paliativos en Europa, que realiza la Universidad de Navarra, analiza la situación de los cuidados paliativos en 49 países del continente. España ocupa la posición 31.

España se sitúa a la cola de Europa y al nivel de países con mucho menor renta per cápita, tales como Rumanía, Turquía o Grecia; y muy por debajo de otros como Portugal, Italia o Francia. Sólo Austria llega al número de servicios especializados por población recomendado.

Por número de unidades, España cuenta con 260 servicios especializados de los 6.388 que tiene en total la región. En ese ranking, España queda en séptima posición por detrás de Alemania, Reino Unido, Francia, Polonia, Italia y Rusia, que concentran el 47% de los servicios.

La Sociedad Europea de Cuidados Paliativos subraya que cada año mueren en Europa 4,5 millones de personas con gran sufrimiento, de las que 140.000 son niños. En España, son 228.000 los fallecidos con necesidad de cuidados paliativos, aunque solo 68.000 los reciben. No llega a la tercera parte.

España, “estancada”

Además de los malos datos, el informe destaca que España se ha estancado en los últimos años, mientras que en general ha habido grandes avances. “A diferencia de otros países en Europa, en España nos hemos estancado porque en los últimos ocho años no se han abierto nuevos servicios e, incluso, en algunas comunidades autónomas hay menos. Además, la Estrategia Nacional de Cuidados Paliativos no se ha renovado y, aunque hay algunas de éxito en diversas comunidades autónomas, como Murcia o Extremadura, dependiendo del sitio en el que vivas recibirás estos cuidados o no”, ha dicho a Europa Press el coordinador del ‘Atlas’ e investigador principal del programa de investigación ‘ATLANTES’, Carlos Centeno.

El estudio recoge que ocho países tienen una legislación específica sobre cuidados paliativos. En España, el proyecto de ley que introdujo Ciudadanos la pasada legislatura está atascado en el Congreso. Tanto ésta como la de eutanasia están pendientes del acuerdo de los partidos para salir adelante.”Es España es prioritario que se aprueba una ley de cuidados paliativos, y no tanto de muerte digna o de eutanasia, ya que hay más personas que lo necesitan”, ha destacado el doctor Centeno, para alertar de que los servicios de cuidados paliativos en España están “un poco al límite”, y recordar que se ha demostrado que esta atención mejora la calidad de vida tanto del paciente como de los familiares.

En España, los médicos a través de la Organización Médica Colegial han denunciado la situación de los cuidados paliativos en España: “El Consejo ha denunciado reiteradamente las desigualdades en la legislación autonómica sobre la atención al final de la vida demandando el aseguramiento de la protección de la dignidad de las personas mediante una Ley Orgánica”, afirmaban en un comunicado hace unos meses, en el que confirmaban su “apoyo sin fisuras a la iniciativa legislativa en materia de derechos y garantías en el proceso de morir”.

El alivio del dolor

Según el último informe Lancet sobre Cuidados Paliativos y Alivio del dolor, cualquier paciente con dolor severo o situación terminal debe tener acceso a morfina oral e inyectada. Los Estados, dice el informe del año pasado, “deberían garantizar el acceso y disponibilidad de las medicinas en sus más completas y caros formatos como morfina, fentanyl o oxycodone”.

El estudio recoge los datos de consumo de opioides fuertes en Europa, que recoge datos muy desiguales según los países. Mientras que Austria y Alemania lideran el consumo, otroscomo Uzbequistán o Armenia están a la cola (de más de 400 miligramos por persona al año a menos de un miligramo). El estudio destaca que es la Europa Occidental donde hay un mayor consumo.

España, con un consumo de 249 miligramos de opiáceos por persona al año, se sitúa entre los 10 países europeos con mayor consumo, más del doble que la media que es de 107 miligramos. El fármaco más prescrito es fentanyl (más del 90% del total).

El informe también recoge un capítulo especial de cuidados paliativos pediátricos, que destaca que España cuenta con ocho programas domiciliarios y dos hospitalarios. España es uno de los países que cuenta con este tipo de servicios aunque el coordinador de la Unidad de Cuidados Paliativos Pediátricos del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús de Madrid, Ricardo Martino Alba, ha avisado de que el 85% de los niños que necesitan esta asistencia no lo reciben.

Por tipo de enfermedades asociadas, el informe destaca que el 80% de los enfermos de alzhéimer los necesitan. así como el 95% de los enfermos crónicos del hígado o con cirrosis. También el 60% de los enfermos cerebrovasculares y la mitad de los enfermos respiratorios.

El informe también recoge la capacidad de prescripción de estos fármacos por parte de los profesionales, y destaca que sólo en Reino Unido e Irlanda las enfermeras especializadas pueden prescribir estos medicamentos. En España pueden prescribirlo todos los médicos aunque se requiere de una receta específica.