Salud

Entregan un millón de firmas en el Congreso para despenalizar la eutanasia

logo
Entregan un millón de firmas en el Congreso para despenalizar la eutanasia

Entrega de un millón de firmas en el Congreso de los Diputados para despenalizar la eutanasia. EFE

Resumen:

Ángel Hernández, acusado de cooperación al suicidio por ayudar a morir a su mujer Teresa hace apenas unos meses, ha sido uno de los protagonistas de la entrega de un millón de firmas en el Congreso de los Diputados esta mañana.

Las firmas se han recogido a través de la plataforma Change.org que ha expresado a Hernández su apoyo. El marido de la enferma de esclerosis múltiple que falleció el pasado abril está siendo procesado por un Juzgado de Violencia sobre la Mujer.

La convocatoria reúne también a otros creadores de distintas peticiones a favor de la eutanasia en esta plataforma, entre ellos Marcos Ariel Hourmann, primer médico condenado por practicar la eutanasia en España, y la familia de Maribel Tellaetxe, fallecida el pasado mes de marzo tras varios meses de lucha por parte de su familia para lograr la despenalización de la eutanasia.

Entre ambos han recogido más de un millón de firmas que piden la despenalización de la eutanasia -más de 374.000 firmas- y el apoyo a Ángel Hernández, acusado por cooperación al suicidio y cuyo caso está en manos de un Juzgado de Violencia sobre la Mujer -más de 600.000 apoyos-.

«Mientras nuestros políticos siguen intentando ponerse de acuerdo para que podamos tener un Gobierno, miles de familias siguen sufriendo en nuestro país porque no existe una regulación que despenalice la eutanasia», lamenta Hourmann, que participará mañana en el acto de entrega.

También estará la familia de Tellaetxe, paciente de alzheimer que durante los últimos 12 años de su vida pidió a su familia prometer no permitir que su cuerpo y su mente llegara a deteriorarse del todo.

A ellos se sumará también la mujer de Luis de Marcos, enfermo de esclerosis múltiple que falleció en agosto de 2017 después de denunciar «las crueles leyes» que le hacían soportar un «ensañamiento terapéutico cruel».