Salud

EEUU reduce un 39% el tabaquismo joven tras prohibir su venta a menores de 21

Casi un tercio de los estados han subido la edad legal para comprar tabaco a los 21 años y otros cinco prevén hacerlo en 2019. El presidente del Comité Nacional para la Prevención de Tabaquismo asegura que planteará esta medida en España.

EEUU reduce un 39% el tabaquismo joven tras prohibir su venta a menores de 21.

A finales de junio, son ya un tercio y más de 450 ciudades estadounidenses habían implantado ya la prohibición de vender tabaco a los jóvenes de entre 18 y 20 años. Y otras cinco tienen previsto hacerlo antes de que acabe 2019. Una medida destinada a bloquear la puerta de entrada a la adicción y que, unos años después su implantación, se ha mostrado muy efectiva.

Así lo revela un nuevo estudio publicado en la revista Addiction y que ha demostrado que la subida de la edad legal para comprar tabaco de 18 a 21 años en EEUU se asocia a un 39% menos de posibilidad de que los jóvenes de 18 a 20 años que prueban los cigarrillos se conviertan en fumadores habituales.

El estudio ha comparado la prevalencia del tabaquismo entre jóvenes de 18 a 20 y de 21 a 22 años, en regiones donde se ha implantado la restricción a menores de 21 y en las que no. Así, la diferencia de jóvenes de entre 18 y 20 años que fuman habitualmente se ha reducido un 39% en unas áreas respecto a las otras. Una diferencia que, sin embargo, ya no afecta a los jóvenes a partir de 21 años.

Esta medida, que Estados Unidos ha acompañado de una intensa campaña, se ha implantado con el objetivo de «reducir el número de fumadores y salvar vidas». Una medida que, además, según la información pública, ha conseguido el favor de tres de cada cuatro estadounidenses y casi dos de cada tres fumadores.

Abigail Friedman, profesor asistente en la Escuela de Salud Pública de Yale y autora del estudio, afirma que «la investigación indica que hay un efecto «social multiplicador» que puede ampliar el impacto de las leyes de tabaco-21. Mientras que esas políticas se asocian al 39% menos de fumadores regulares, la reducción es mayor entre la gente joven cuyos amigos empezaron a fumar antes de la implantación de la ley. Un amigo fumador es un factor de crítico en edades jóvenes para la entrada del tabaco, por lo que el estudio afirma que estas leyes pueden ayudar a reducir el tabaquismo entre quienes más susceptibles son a su uso».

¿Se ha planteado esta medida en España?

Desde el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNTP), su presidente Andrés Zamorano reconoce que aún no se han planteado la introducción de esta medida en España «pero el CNPT lo planteará y lo incorporaremos a nuestra hoja de ruta recogida en la Declaración de Madrid».   Este documento recoge las medidas que el comité considera necesarias para lograr una reducción del consumo de tabaco, como el etiquetado neutro, subida de precios, ampliación de espacios sin humo o un mayor control de la publicidad.

Porque en España, más allá del efecto de la ley antitabaco de 2005 ampliada en 2010 que tuvo sus mayores efectos a largo plazo, los últimos datos indican una vuelta a la tendencia al alza en esta adicción. En 2016, según los últimos datos de la encuesta ESTUDES, se incorporaron al tabaco 50.000 jóvenes más que en 2014, más de 180.000.

«Hay estudios que demuestran que el inicio temprano del consumo de tabaco contribuye a la disminución de la atención y, además, fumar regularmente durante la adolescencia tardía o los primeros años de edad adulta se asocia con déficits cognitivos que pueden revertirse al dejar de fumar, solo en poblaciones jóvenes», explica Zamorano.

indpApoyo1 

Por ello, el experto considera que elevar la edad legal mínima para comprar tabaco de 18 a 21 años tendría un impacto «muy importante en la disminución de la prevalencia del tabaquismo». Mientras que la edad de inicio en España está, según ESTUDES, en 14,1 años, a los 18 ya son la mayoría de los fumadores los que lo hacen regularmente.

Para Zamorano, «en España es posible aplicar una medida similar, si bien lo que mejor funciona son las medidas conjuntas que recogemos en la Declaración de Madrid». En cualquier caso, el experto cree que estas medidas deberían aplicarse no solo al tabaco sino a los productos relacionados como cigarrillos electrónicos o tabaco calentado. «Se evitaría así que una nueva generación de jóvenes se enganche a la nicotina», concluye el presidente del CNPT.

Comentar ()