Salud

Una 'startup' española promete reducir el rechazo a los trasplantes hasta un 50%

Trasplante de riñón en el Hospital Clínic de Barcelona. EP

España es líder mundial en trasplantes desde hace ya 27 años. La donación y trasplante de órganos con seña española es ejemplo en todo el mundo. Los trasplantes cruzados, la donación en asistolia o la bioimpresión de órganos y tejidos impulsan unas cifras muy positivas que, sin embargo, se ensombrecen al hablar del rechazo que el sistema inmunitario de muchos receptores planta al órgano trasplantado.

Ese rechazo alcanza cifras que llegan al 50% a los cinco años, aunque difiere bastante en función del órgano en cuestión, según los datos de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria.

En este contexto surge la idea de Isabel Portero, CEO de Biohope, una startup biotecnológica con sello español que ha desarrollado un sistema de medicina de precisión para controlar ese rechazo. A través de un diagnóstico in vitro, patentado bajo el nombre de inmunobiograma, se analiza una muestra de linfocitos T del paciente (células especializadas del sistema inmuno) y su respuesta a distintos tipos de fármacos inmunosupresores, los que se toman precisamente para evitar ese rechazo. Así, se conoce la respuesta del paciente a cada fármaco y se puede prescribir la más adecuada, con lo que se minimiza o incluso se elimina el rechazo.

Su experiencia tanto en hospital como médica internista como en una compañía farmacéutica sentaron los mimbres para que Portero decidiera investigar desde cero en el proyecto. «Los pacientes, actualmente, reciben la medicación prácticamente a ojo, había una necesidad médica», explica la creadora de este proyecto, cuyo primer producto comercial estima que saldrá en la segunda mitad de 2020.

«Hemos elegido para empezar el test para trasplante renal, puesto que es el más común y además el más fastidiado desde el punto de vista de la respuesta inmunológica», afirma Portero. Para que finalmente llegue a los hospitales falta la última aprobación regulatoria (el marcado CE), que prevén obtener tras los resultados con éxito de ensayos clínicos en España y otros países realizados a más de 300 pacientes. «En estos ensayos se ha demostrado tanto la efectividad del test como el hecho de que los pacientes que pierden el riñón son precisamente los más resistentes a la medicación inmunosupresora», añade la especialista.

Portero asegura que con el inmunobiograma, las tasas de rechazo al trasplante de riñón pueden caer de un 30 a un 50%, con la siguiente mejora para los trasplantados, que se calculan en un millón y medio en todo el mundo.

Biohope está desarrollando, además, proyectos orientados a otras enfermedades autoinmunes, como el lupus, la artritis reumatoide, la psoriasis o la esclerosis múltiple, que son algunas de las más comunes. En todo el mundo se calcula que las padecen 50 millones de personas en todo el mundo de los que varios miles mueren cada año. «Aún estamos en desarrollo de estos inmunobiogramas, pero el potencial es enorme porque sabemos que acertar antes con el tratamiento adecuado mejoraría sustancialmente su calidad de vida, reduciría muertes y evitaría minusvalías», concluye la médica.

Te puede interesar

Comentar ()