Ciencia y Tecnología | Investigación | Salud

El 4% de los españoles tendrá demencia en 2050 y los casos en Europa se duplicarán

El informe "Demencia en Europa 2019" de la Fundación Alzheimer Europe concluye que la prevalencia de casos por grupos de edad ha bajado ligeramente en los últimos años, debido principalmente a la mejora de la salud pública.

Alzheimer. RENSSELAER POLYTECHNIC INSTITUTE

Cuatro de cada 100 españoles tendrán demencia en 2050. Eso es más del doble del 1,83% que la padecen en 2018, según el informe «Demencia en Europa 2019» que hoy presenta en Bruselas la Fundación Alzheimer Europe. Los datos españoles son algo superiores al de la media de países europeos, donde el 3% de los ciudadanos tendrá alguna demencia en 30 años, prácticamente el doble que ahora.

Mientras que este aumento de casos se debe principalmente al fuerte envejecimiento que sufre el continente, la conclusión más sorprendente del informe es que la prevalencia de la demencia por edades (el porcentaje de personas de un grupo de edad que padece la enfermedad) ha bajado respecto a los datos de EuroCoDe (un consorcio de asociaciones del ámbito financiado por la Comisión Europea) 2006-2008.

«El fuerte impulso de la salud pública en mensajes de salud cardiovascular o cesación tabáquica es posible que estemos ante una nueva tendencia en la evolución de la prevalencia de la demencia en la línea de otras enfermedades», afirma en el prólogo del informe Jean Georges, director ejecutivo de Alzheimer Europe.

El ligero descenso en la prevalencia, sin embargo, no neutraliza el importante aumento de casos que tiene su base, tal como describe el informe, en el envejecimiento de la población. El informe hace referencia al aumento de la esperanza de vida que, según Eurostat, se incrementó en más de tres años entre 2002 y 2017, de 77,7 años a 80,9. «Como la edad es el primer factor de riesgo para la demencia, el continuo avance en la esperanza de vida aumenta la probabilidad de que más gente desarrolle esta enfermedad».

En ese sentido, el aumento de la esperanza de vida explica que España sea, tras Italia, el país con mayor número de casos tanto ahora como en la previsión que el informe hace a 2050.

Actualmente solo Italia supera el 2%

El informe refleja que actualmente solo Italia supera el 2% de demencia entre su población. Con un 2,12%, los italianos lideran un ranking que siguen griegos (1,99%), Alemania (1,91%) y Portugal (1,83%). España y Francia son los siguientes países con un mayor porcentaje de demencia con el 1,83%.

Las previsiones para 2050 (que se establecen teniendo en cuenta que se mantenga la prevalencia por edad, aclara el informe) vuelven a situar a Italia como el país con un mayor porcentaje de demencia, que alcanzaría el 4,13%. Sin embargo España subiría posiciones hasta situarse en segundo lugar, con un 3,99%, seguida de Grecia (3,95%) y Portugal (3,85%).

En el extremo opuesto de las previsiones a 2050 se sitúan Luxemburgo o Chipre, donde será el 2,44% de su población el que convivirá con demencia en 30 años. En otros países del entorno, la cifra más baja la tiene Reino Unido, con un 2,67%. Francia destaca por la evolución más moderada, ya que mientras que en 2019 muestra el mismo porcentaje de demencia que España (1,83%), su previsión a 2050 es del 3,31% mientras que España llegará prácticamente al 4%.

España, de 0,85 a 1,7 millones de personas con demencia

En números, la demencia afecta en España según los datos del informe a 852.741 personas. Un número que se incrementará para 2025 hasta los 992.267 y que llegará en 2050 a las 1.741.462.

Ese dato es aún más significativo cuando se espera que España pierda tres millones de personas en las tres próximas décadas, cuando pasará de los actuales 46,6 millones de personas a 43,6 millones. A ese descenso de la población se suma que el porcentaje de mayores de 85 años pasará de 1,45 millones a 3,2 millones de personas.

El estudio, que incluye a la UE-28 más otros países del continente (Noruega, Suiza, Turkía, Bosnia Herzegovina, Islas del Canal, Islandia, Israel, Montenegro y Macedonia del Norte) concluye que el descenso en la prevalencia respecto a 2008 se basa en las campañas de salud pública pero incide en que es necesario elaborar más estudios para corroborar la tendencia.

Además, el informe subraya el reto que suponen estas cifras para los gobiernos europeos que deben asegurar que sus sistemas sanitarios y sociales ofrecen cuidados de calidad y apoyo para estos enfermos. Eliminar el estigma asociado a la demencia es otra de las claves que destaca el informe, que aboga por la necesidad de asegurar una vida lo más larga posible a quienes sufren esta enfermedad. «Dar a la demencia el estatus que merece, priorizar la investigación básica para conocer mejor la enfermedad, desarrollar fármacos y mejorar la investigación de las poblaciones afectadas por la demencia para mejorar las respuestas del sistema», concluye el informe.

Comentar ()