La aerolínea easyJet ha anunciado este viernes que cancelará algunos vuelos, particularmente los que entran y salen de Italia, y que implementará un paquete de medidas de austeridad tras detectar una disminución «significativa» de la demanda y los factores de ocupación desde y hacia sus bases del norte de Italia por el aumento de la incidencia de casos de coronavirus (Covid-19) en la zona.

Además, la compañía ha detectado un descenso de la demanda en otros de sus mercados europeos ante las incertidumbres sobre el brote.

«Como resultado, tomaremos la decisión de cancelar algunos vuelos, particularmente los que entran y salen de Italia, mientras seguimos monitorizando la situación y adaptando nuestro programa de vuelo para adaptarse a la demanda», ha explicado la aerolínea en un comunicado.

Entre las medidas de eficiencia operacional y ahorro de costes para mitigar el impacto del coronavirus, la compañía ha decidido acometer recortes presupuestarios en áreas administrativas y gastos discrecionales, congelar de la contratación, las promociones y los salarios en toda la red, ofrecer vacaciones no remuneradas y paralizar la formación no obligatoria.

Además, ha decretado aplazar proyectos no críticos y gastos de capital, trabajar con proveedores externos para reducir aún más los costes y reasignar aviones para el verano de 2020, «en busca de mayores oportunidades de ingresos en la recuperación del mercado».

No obstante, la compañía ha admitido que es «demasiado pronto» para determinar cuál será el impacto del brote en las previsiones financieras, tanto para el negocio de la aerolínea como para easyJet Holidays.

«easyJet está trabajando estrechamente con las autoridades y sigue las pautas proporcionadas por la Organización Mundial de la Salud y EASA para garantizar la salud y el bienestar de nuestros empleados y clientes», ha asegurado.