Teresa Ribera, la ministra de Pedro Sánchez que ve «razonable» imponer una nueva tasa a las aerolíneas como medida que contribuya a reducir la contaminación, ha realizado al menos 65 desplazamientos oficiales en avión desde que hace 20 meses comenzó a gestionar las competencias en materia ecológica.

En una entrevista concedida el pasado 27 de enero al programa radiofónico Más de uno, de Onda Cero, Ribera consideró «interesante» el debate que se ha abierto en Europa acerca de la posibilidad de gravar a la aviación y llamó la atención sobre el hecho de que en países nórdicos están ganando terreno medios de transporte menos contaminantes en las distancias medias. «Quien más viaja en avión probablemente es quien tiene más recursos o quien ve sus billetes sufragados por la empresa», sostuvo.

Según los datos que el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha facilitado a este periodista a través del Portal de la Transparencia, referidos hasta el pasado 28 de enero, Teresa Ribera ha cubierto más de 99.650 kilómetros en avión por sus responsabilidades como ministra. Ello equivale a casi dos vueltas y media al ecuador de la Tierra (40.075).

Ribera ha cubierto en avión una distancia equivalente a dos vueltas al ecuador de la Tierra desde que es ministra de Transición Ecológica

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el 7 de junio de 2018 el real decreto por el que Pedro Sánchez nombró a los 17 ministros que integraron su primer gabinete. Tres días después, la flamante titular de Transición Ecológica se subió a un avión de Brussels Airlines con destino a Luxemburgo para asistir por primera vez a la reunión del Consejo de Ministros de Energía de la Unión Europea.

Desde entonces, la hoy vicepresidenta cuarta ha utilizado al menos 64 veces más el avión en sus viajes oficiales. Y ello a pesar de que algunos de los desplazamientos eran de distancia media -donde el tren avanza en países nórdicos, según recordó al periodista Carlos Alsina- y podría haber utilizado un medio de transporte menos contaminante como el tren.

Desglosados, Ribera ha realizado 18 desplazamientos internacionales por aire, de ellos tres intercontinentales. Así, ha acudido en dos ocasiones a Nueva York -a un foro político de alto nivel en julio de 2018 y a la Cumbre de Acción Climática en septiembre pasado- y una vez a Costa Rica en vísperas de la celebración en Madrid de la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático (COP25), cita que terminó organizando España en vez de Chile y de la que la ministra salió claramente reforzada.

Bruselas, Luxemburgo, Katowice…

Los restantes fueron a destinos europeos, la mitad a dos ciudades donde tienen su sede instituciones europeas: Bruselas y Luxemburgo, adonde acudió principalmente para asistir al Consejo de Ministros de Medio Ambiente de la UE. Ginebra (Suiza), París (Francia) y Cracovia y Katowice -ambas en Polonia- completan el listado.

La agenda oficial ha llevado a la ministra a desplazarse en avión a una decena de ciudades españolas de nueve comunidades autónomas. El destino nacional más visitado ha sido Barcelona, donde ha estado en tres ocasiones: septiembre de 2018 (Feria Gastech), noviembre de 2018 (C40 Talks y Salón Iwater) y septiembre de 2019 (Jornada Diálogos para la Generación de Calidad Democrática).

En los tres casos, Teresa Ribera optó por el transporte aéreo pese a disponer de un medio alternativo menos contaminante, como el tren de Alta Velocidad (AVE). Dos de los desplazamientos los cubrió en aviones de Iberia y Vueling y el tercero -concretamente el realizado el 17 de septiembre de 2018- en un avión militar acompañando al Rey para participar en la inauguración de la feria más importante del mundo de la industria del gas (Gastech).

La ministra ha realizado en avión militar al menos 17 desplazamientos, tres acompañando a Pedro Sánchez y dos a Felipe VI

El 21 de noviembre de 2018, la titular de Transición Ecológica viajó a Valladolid para participar en la XXX Cumbre Hispano-Lusa, la primera a la que asistía Pedro Sánchez. Ribera regresó esa misma tarde a Madrid en tren, medio de transporte que no utilizó en la ida. Los 160 kilómetros de distancia que separan la capital de España de la ciudad castellano-leonesa los hizo en avión militar «por la dificultad de encontrar vuelos», según justifica en la respuesta ofrecida por la unidad de Transparencia de su departamento.

Hasta finales de enero, la ministra se ha subido 17 veces a una aeronave de la Fuerza Aérea para acudir a algún acto relacionado con su actividad. En octubre de 2018 tuvo que recurrir a un avión de Defensa para asistir en Luxemburgo a una reunión con sus colegas europeos de Medio Ambiente, después de que la aerolínea con la que había reservado plaza anulara el vuelo y «no existir alternativa».

En diciembre de 2018 volvió a recurrir a una aeronave militar para volar a Katowice dos veces en un mismo mes con motivo de la celebración de la Conferencia sobre Cambio Climático (COP24) en esta ciudad de la región de Alta Silesia, al Sur de Polonia. El primero de esos dos desplazamientos fue acompañando al presidente del Gobierno.

A Davos con Pedro Sánchez

En compañía también de Pedro Sánchez voló en un avión del Ejército del Aire en marzo de 2019 a San Sebastián, ciudad anfitriona de la Conferencia Internacional de Cambio Climático ‘Change the change’. Y un mes después a Bilbao acompañando al Rey para asistir a la Feria WindEuropa 2019, una de las principales citas del sector eólico a nivel mundial.

La última vez que Teresa Ribera se subió a un avión militar fue los pasados 21 y 22 de enero. En esa ocasión, el destino fue la ciudad suiza de Davos, donde cada año se celebra el Foro Económico Mundial. Viajó en la misma aeronave que Pedro Sánchez.

Santander, Oviedo, Palma de Mallorca, Murcia y Cádiz son otras de las ciudades a las que se ha desplazado la ministra de Transición Ecológica, que ha celebrado que el tren vaya ganando peso en destinos de medio distancia como Madrid-Barcelona por ser menos contaminante que el avión. «Más que imponer prohibiciones hay que facilitar alternativas de calidad y a precio razonable», zanjó en la citada entrevista radiofónica.