El confinamiento está siendo una experiencia desconocida para toda la población. Un tiempo en el que sentimientos, temores y actividades para ocupar las largas horas de cuarentena están revelando nuevos comportamientos sociales en tiempos inéditos como los actuales. El Gobierno vasco ha decidido consultar a la población más joven para conocer cómo vive estos días de ‘clausura’ doméstica y el resultado de sus casi 3.500 encuestas a jóvenes de entre 18 a 34 años revela que la actividad que con mayor intensidad han incrementado los hombres es el dormir mientras que la de las mujeres es la de las tareas de limpieza.

Preguntados por qué tareas habían aumentado a lo largo del confinamiento, los hombres citaron en primer lugar el dormir seguido por las tareas de limpieza y las labores para ordenar la casa. En cambio, las respuestas de las mujeres reflejan una dedicación del tiempo distinta, con la limpieza como principal actividad, seguida de las labores para ordenar la casa y en tercer lugar expresaron que dormían algo más. La dedicación de más horas al sueño es especialmente significativo entre los más jóvenes, entre quienes tienen de 16 a 19 años y va descendiendo a medida que avanza la edad, cayendo hasta el último lugar -por detrás de limpiar, ordenar, cocinar y comer- entre la franja de 30 a 34 años de edad.

Respecto a los sentimientos con los que están viviendo estos días de confinamiento, el sondeo muestra cómo las mujeres reconocen que los que están primando estos días son el miedo y la preocupacion, la ansiedad, el estrés o la tristeza, que están más presentes. En cambio, los varones manifiestan, según este sondeo, que sus emociones más presentes ahora son la serenidad, la calma, la seguridad o la confianza.

Aburrimiento y pereza

En términos generales, los jóvenes también destacan que viven con «aburrimieno y pereza» este confinamiento, lo asegura un 50% de los encuestados. El segundo sentimiento más presente es el ‘miedo y preocupación’, que lo expresa cuatro de cada diez encuestados y en tercer lugar aparece la ‘ansiedad y estrés’, en cerca de un tercio de las respuestas.

El aburrimiento y la pereza está más presente en los más jóvenes -un 58%- frente al apenas un 36% de los máyores de 30 que lo manifiesta. También aumenta con la edad la aparición con mayor intensidad de sentimientos como el cariño y la ternura, que lo reconoce el 63% de los mayores de 30 años y sólo el 41% de los menores de 20 años. Por último, el miedo y la preocupación por lo que está sucediendo lo manifiestan más los más mayores, el 53% de quienes superan los 30 años pero sólo el 35% de los menores de 19 años.

Lo que sí se expresa de modo generalizado es el compromiso con el cumplimiento de las exigencias del confinamiento. El conjunto de la población joven está dispuesta a llevar a cabo las exigencias que conlleva, Así, cerca del 70% de los menores de 19 asegura estar dispuesto a cumplir los requerimientos y el 85% de quienes superan los 30 también lo aseguran.