Salud

Simón compara la desescalada con Ikea: "Cada medida llevará sus instrucciones"

Fernando Simón, portavoz del Comité Técnico de Desescalada en la crisis del coronavirus. EFE

La primera comparecencia del Comité Técnico de la Desescalada (como ha rebautizado Sanidad desde hoy al Comité Técnico de Gestión del Coronavirus) no ha despejado demasiadas incógnitas sobre los detalles del plan anunciado ayer por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que ha dejado muchas dudas sobre su desarrollo.

Ante las dudas planteadas por los periodistas, el portavoz del Comité y director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, ha recurrido a la compañía de muebles sueca de Ikea (aunque sin decir su nombre comercial) para explicar que cada una de las medidas de cada fase «irá con su propio folleto de instrucciones como vienen en los kits de montaje de muebles prehechos».

Se refería Simón a que aún no se sabe a partir de qué edad se considerán a las personas «mayores» (que no podrán salir a pasear hasta el próximo lunes), pero también ha dicho que aún se está debatiendo «cuantas personas se considerarán un grupo» a la hora, por ejemplo, de permitir las reuniones en espacios públicos según las fases.

Otro de los debates que aún «no está cerrado», según Simón, es el del uso obligatorio de mascarillas, porque a pesar de su importancia en la reducción del COVID-19, presenta muchos problemas para su implementación. El director del CCAES ha recordado que «no todo el mundo puede usarlas» y ha hecho referencia tanto a personas enfermas de ciertas patologías, como las que puedan sufrir ataques de ansiedad, niños o deportistas en la práctica de determinados ejercicios. «Su uso obligatorio es complicado pero por eso se ha hablado de alta recomendación o recomendación fuerte», ha indicado.

En el caso de los guantes, Simón ha hablado de aún más complicaciones para su uso correcto y por ello ha recomendado como «preferible garantizar una buena higiene de manos que llevar guantes».

Otra de las mayores incógnitas que ha generado el plan es cómo se contabilizarán los parámetros que permitirán a las provincias ir avanzando de fase hacia la nueva normalidad. Simón ha recordado que se basarán en el grado de transmisión o las capacidades asistenciales y ha concretado que no se podrá siquiera plantear el pase a la fase 1 (previsto para el 11 de mayo) si los territorios no tienen un número de reproducción medio inferior a 1. En estos momentos, ha asegurado, «casi todos los territorios están en esa situación».

Te puede interesar

Comentar ()