Salud | Tendencias JJOO DE TOKIO

Alejandro Blanco: "Para que haya Juegos en 2021, el coronavirus tiene que estar totalmente controlado"

El presidente del Comité Olímpico Español confía en que la Ciencia encuentre rápido una vacuna que permita al mundo recuperar la normalidad y asegura que el deporte sin público es la "solución menos mala"

Alejandro Blanco, en un acto celebrado en febrero

Alejandro Blanco, en un acto celebrado en febrero Oscar J. Barroso / AFP7 / Europa Press

No habrá Juegos Olímpicos en Tokio 2021 sin una vacuna contra el coronavirus . Ésa es la principal conclusión que uno saca tras hablar con Alejandro Blanco, presidente del Comité Olímpico Español desde hace ya 15 años.

«Confiemos en la ciencia, en los científicos, en la OMS y en todos aquellos que están trabajando para tener una vacuna o un medicamento que nos permita controlar la pandemia. Y a partir de ahí, hablaremos de los Juegos. Los Juegos Olímpicos deben de ser el mayor canto al mundo de que ya ha terminado esta terrible crisis», asegura en una entrevista telefónica con El Independiente este ex judoca de 69 años que superó el Covid-19 de forma asintomática.

Pregunta: ¿Qué va a suponer esta crisis para el deporte español?

Respuesta: Esta pandemia es una crisis de salud mundial y, por lo tanto, todos los deportistas y toda la sociedad española se va a ver afectada. La principal consecuencia es la económica, pero hay que esperar al final de este periodo de alarma y ver cómo es la situación realmente. Yo creo, y es ser realista y no pesimista, que todos los estamentos de la sociedad se van a ver afectados. El deporte somos un estamento más y nos tocará como a todos. Pero no podemos ser alarmistas sin saber antes cómo nos va a afectar.

P: ¿Teme que se vayan a recortar muchas ayudas a los deportistas olímpicos?

R: A nivel de ayudas públicas, podemos decir que se mantienen las ayudas del año anterior. Las Becas ADO se mantienen y los grandes programas de ayudas, como Podium de Telefónica, la Universidad Católica de Murcia y la Fundación Trinidad Alfonso de Valencia, también se mantienen. En algunos casos incluso se ha aumentado. Lo que tenemos que ver ahora es qué pasas con las empresas privadas y con la inversión en patrocinio.

P: Pero el Plan ADO ya llegaba en los huesos a Tokio 2020 y se había reducido en un 60% desde Pekín 2008… ¿se puede mantener a largo plazo?

R: Es cierto que ha bajado el número del patrocinadores. Las empresas del programa ADO han sido los grandes apoyos que ha tenido el deporte olímpico español desde Barcelona 92. Esa ayuda privada se completaba con ayudas del Consejo Superior de Deportes. Es importante que siga la filosofía de ADO, la mezcla público-privada, el apoyo al deporte sin pedir nada cambio. Que esto se mantenga es fundamental. La gran noticia es que pese a este momento de dificultad, ADO se prorroga a diciembre de 2021.

P: A nivel internacional el deporte también está totalmente parado…

Para mí en una competición el público es importantísimo, es el calor, la pasión, los que te animan, los que te empujan, los que te impulsan y te aplauden»

R: La organización de eventos está parada en todo en mundo. Hasta que la pandemia no este controlada, hay que ir día a día, ser conscientes del la situación que vamos vivir y adecuarnos. Hasta llegar al 23 de julio de 2021 (fecha de inicio de los Juegos de Tokio), hay un camino que recorrer. Quedan torneos preolímpicos en muchos deportes y ésa es la gran incertidumbre, cuándo se retomarán esas competiciones. Las federaciones internacionales están planteando calendarios, pero todos son provisionales porque mientras la pandemia no esté controlada va a ser muy difícil que todos los deportistas se puedan mover a cualquier país del mundo. Esa incertidumbre en los torneos preolímpicos es lo más preocupante.

P: Usted está en contacto diario con los deportistas españoles, ¿qué le transmiten?

R: Hablo con muchos deportistas y han pasado una etapa muy dura, como el resto de españoles. Han sido enormemente solidarios y ahora ya pueden empezar a correr, a prepararse, a pensar en competir. Pero hay que ir paso a paso y ser positivos pensando en los Juegos. Sólo hay que pensar en el 23 de julio porque si la pandemia no está controlada unos meses antes de esa fecha no haya nada de qué hablar. Sería un caos. Pensamos en el 23 de julio y mientras estamos expectantes a los cambios de fecha. Empezar a entrenar poco apoco y cuando se vaya acercando 2021 ir preparando la puesta a punto para Tokio.

P: ¿Entiende y comparte el enfado de los deportistas por no haber podido entrenar en los últimos dos meses?

Es importante que siga la filosofía de ADO, la mezcla público-privada, el apoyo al deporte sin pedir nada cambio»

R: No es un tema de enfado, es que el deportista es competidor y quiere entrenar, como cualquier persona, como cualquier trabajador. Quiere entrenar, pero han sido muy respetuosos. Se van a habilitar muy rápido las instalaciones de alto rendimiento, gimnasios privados y centros públicos para que entrenen los deportistas, siempre con las medidas de seguridad máximas para ellos y paras su entorno. Es comprensible la sensación de impotencia que han tenido, pero hay que aplaudir cómo han reaccionado ante el Estado de Alarma y luego entender que son jóvenes, están inquietos y quieren ser los mejores del mundo. Para ellos un día sin entrenar es un mundo. Hay que verlo en sentido positivo. Y escuchara los deportistas, eso es lo más importante. 

P: ¿Puede perjudicar a los deportistas españoles el hecho de que seamos uno de los países con más fallecidos y con las medidas más estrictas?

R: Por desgracia, el virus en España ha dejado un número de muertos escalofriante. Los países más afectados han tomado más o menos las mismas medidas que España. El tema es tan serio… Había un problema gordísimo y se han tomado unas medidas que para mí no son cuestionables porque son por la salud de los españoles. En muchos países los deportistas están igual que los españoles. Es cierto que ene otros países en los que el coronavirus ha tenido menos incidencia, muchos deportistas podían entrenar con más o menos normalidad. Nuestros deportistas llevan dos meses parados, que es un periodo demasiado largo de descanso por mucho ejercicio que hagas en casa. Ahora tienen que ir poco a poco, pero estoy convencido de que estarán en condiciones perfectas en el futuro gracias a los grandes entrenadores, médicos y preparadores físicos que tenemos.

P: Es cierto que aunque no haya una vacuna se puede organizar una competición deportiva, pero sin vacuna es casi imposible juntar a miles de personas en las gradas. ¿Es viable Tokio 2021 sin que haya una vacuna?

R: A veces se hacen declaraciones que no dan tranquilidad. Para que haya Juegos en 2021, el coronavirus tiene que estar totalmente controlado. Es una premisa fundamental para la celebración de los Juegos. Si está controlado, lo estará para todo el mundo, deportistas y público. En Tokio 2021 se pueden concentrar dos millones de personas. Es el mayor evento que puede organizar un país. Pero especular con público o sin público y sin saber qué va a ocurrir… Estamos ante un problema de salud mundial. Confiemos en la ciencia, en los científicos, en la OMS y en todos aquellos que están trabajando para tener una vacuna o un medicamento que nos permita controlar la pandemia. Y a partir de ahí, hablaremos de los Juegos. Los Juegos Olímpicos deben de ser el mayor canto al mundo de que ya ha terminado esta terrible crisis. Veamos a los 11.6000 mejores deportistas del mundo y disfrutemos de la excelencia. 

P: En casos como el fútbol con tantos millones en juego y con tantas ganancias de los derechos televisivos, es lógico empezar sin público, pero en deportes olímpicos más pequeños que se basan en la organización de eventos y en patrocinios pequeños, ¿tiene sentido ahí?

R: Si queremos que el deporte continúe su camino de vuelta a la normalidad, lo ideal es que estén todos los protagonistas en las pistas, en las canchas o en la piscina y luego la otra parte que es igual de fundamental, que es el público. Estamos viviendo una situación totalmente atípica y no es lo ideal que no haya público. Yo no me puedo imaginar un partido de baloncesto o de balonmano sin público porque faltaría una parte esencial. Pero si queremos ir recuperando la normalidad y la única posibilidad de que sigan las competiciones es que no haya público durante un tiempo, no podemos cuestionarlo.

P: Es decir, que el deporte tiene que tener su propia desescalada.

R: Exacto, al final tenemos que empezar de algún modo. Esto no va a ser de cero a cien. Para mí en una competición el público es importantísimo, es el calor, la pasión, los que te animan, los que te empujan, los que te impulsan y te aplauden. Eso es el alma de cualquier competición. Pero si no se puede conseguir en este momento porque lo más importante es la salud, pues tendremos que empezar un tiempo sin público cuidando la salud de los deportistas. Es la solución menos mala. Hemos vivido lo más duro, lo que nadie jamás podría imaginar, y ahora hay que retomar todo poco a poco, intentando que la desescalada en el deporte sea lo más corta posible.

Comentar ()