Las mascarillas son ya un complemento obligado que todos los ciudadanos mayores de seis años deben llevar en España prácticamente siempre que salgan de casa, al menos mientras dure la crisis del coronavirus. Así lo establece la norma que entra en vigor este jueves 18 de mayo y que plantea muchas cuestiones que resolvemos en forma de preguntas y respuestas.

¿Quién tiene que usar mascarilla?

Deben usar mascarillas los adultos y los niños mayores de seis años, aunque el Ministerio de Sanidad también recomienda su uso a los pequeños entre tres y cinco años.

¿Quiénes están excusados de llevarlas?

Las personas con dificultades respiratorias «que puedan verse agravadas por el uso de mascarilla» o las que lo tengan contraindicado por motivos de salud «debidamente justificados» están eximidos del uso de mascarillas. Sanidad también establece que no están obligadas a llevarla las personas que por «su situación de discapacidad o dependencia presenten alteraciones de conducta que hagan inviable su utilización».

Por motivos ajenos a la salud, la norma establece también que no están obligados al uso de mascarilla quienes aleguen «causa de fuerza mayor o situación de necesidad».

¿Qué mascarilla debe usarse?

Sanidad no establece un tipo obligatorio de mascarilla aunque recomienda las higiénicas o quirúrgicas. Sin embargo, es posible utilizar «cualquier tipo de mascarilla que cubra nariz y boca», siempre que se sigan las indicaciones del Ministerio de Sanidad al respecto.

¿Es posible usar las mascarillas caseras?

En función de lo anterior, Sanidad deja libertad para el uso e mascarillas caseras. La Asociación Española de Normalización (UNE) ya publicó un extenso documento en el que especificaba los requisitos para la fabricación de las mascarillas, así como su uso y limpieza.

¿Cuánto tiempo pueden usarse? ¿Se pueden lavar?

El tiempo de uso depende de cada mascarilla pero las no reutilizables (higiénicas o quirúrgicas) no tienen un uso recomendado de más de cuatro horas, según establece Sanidad. Además, el Ministerio recomienda sustituirla «en caso de que se humedezca o se deteriore por el uso».

En el caso de las reutilizables, Sanidad recomienda su «lavado y desinfección de las mascarillas con detergente normal y agua a temperatura entre 60 y 90 grados o sumergirlas en una dilución de lejía 1:50 con agua tibia durante 30 minutos, después lavar con agua y jabón y aclarar bien para eliminar cualquier resto de lejía y dejar secar.

¿Cuándo se debe usar la mascarilla?

Las mascarillas deben llevarse en todos los espacios públicos cerrados – desde el 4 de mayo eran obligatorias pero sólo en el transporte público – así como la vía pública, siempre que no sea posible garantizar la distancia mínima de seguridad de dos metros.

Esta última apreciación hace que sea imposible, en muchas ocasiones, conocer cómo será la situación de antemano y por ello el portavoz del Comité Técnico para la Desescalada, Fernando Simón, indicaba ayer: «Hay un primer paso a dar, que es salir de casa con la mascarilla, y a partir de ahí valorar las situaciones».

¿Hay que usar mascarilla cuando se sale a correr o en bici? ¿Y en otros deportes?

La norma establece algunas excepciones también al uso de mascarilla y es en las «actividades en las que, por la propia naturaleza de estas, resulte incompatible el uso de la mascarilla». Una indicación que deja algunas de las prácticas deportivas más comunes sin concretar pero que, como han confirmado a EFE fuentes del Ministerio de Sanidad, que también han asegurado que su uso está exento en todas aquellas actividades deportivas al aire libre que requieran tal esfuerzo que dificulten la respiración.

¿Hay que usar mascarilla en la terraza o el interior de un bar o restaurante?

La orden especifica que el uso de las mascarillas «no será exigible» en actividades incompatibles como «la ingesta de comidas y bebidas», lo que supone, en la práctica, que no podrán ser exigidas en bares o restaurantes mientras se consume.

¿Cuánto dinero tendremos que gastar en mascarillas?

Esto dependerá del tipo que se usen porque, como ha informado Sanidad, cada ciudadano deberá proveerse de sus propias mascarillas (a no ser que Administraciones regionales o locales tomen iniciativas de otro tipo). En este sentido, el precio máximo que un establecimiento puede cobrar por una mascarilla quirúrgica es de 96 céntimos aunque su precio es inferior en diferentes establecimientos que las han puesto a la venta. Para el resto de mascarillas no se ha establecido un precio mínimo.

¿Qué sanción puede imponerse a quién incumpla la normativa?

La norma no especifica sanción alguna por el incumplimiento del uso de mascarillas aunque fuentes del Ministerio de Interior informan de cómo se realizará el control, según informa Antonio Salvador.

Así, los primeros días las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad «potenciarán la función pedagógica» y requerirán a la persona a «ponerse la mascarilla o que se retire a una zona en la que sea posible mantener la distancia de seguridad interpersonal» o a abandonar el espacio si está en un lugar cerrado de uso público. Solo si la persona no atiende al requerimiento, informan, «se podrá proceder a realizar una propuesta de sanción por la vía del artículo 36.6 de la Ley de Protección de la Seguridad Ciudadana».

Esta ley (también conocida como «ley mordaza») contempla multas por desobediencia a la autoridad a partir de los 600 euros.

¿Hasta cuándo será obligatorio el uso de mascarilla?

La norma que entra en vigor este jueves 21 de mayo establece la vigencia en el uso obligatorio de las mascarillas mientras dure «el Estado de Alarma y sus posibles prórrogas». De momento hasta el 7 de junio aunque según los expertos el uso de mascarillas será necesario mucho más allá y hasta el control total de la epidemia.