Salud

Bajo sospecha el tratamiento recibido por el 85,7% de los hospitalizados por covid-19

Francia prohíbe los tratamientos con hidroxicloroquina y la OMS detiene los ensayos clínicos con la molécula.

Una enfermera de la unidad de cuidados intensivos (UCI), del hospital universitario Morales Meseguer de Murcia, muestra una dosis de hidroxicloroquina. EFE/Marcial Guillén

El 85,7% de los enfermos hospitalizados en España por covid-19 recibió hidroxicloroquina, uno de los tratamientos estrella en todo el mundo para afrontar la pandemia y que hasta Donald Trump llegó a asegurar que lo tomaba de manera preventiva y disparó su precio hasta multiplicarse por diez en los mercados internacionales.

Pero de ser el tratamiento estrella empieza a ser estrellado. Su cuestionamiento empezó con la publicación de un estudio en The Lancet según el cual la  mostraba una mayor mortalidad y un incremento de las arritmias cardíacas entre los pacientes a los que se había administrado la molécula. El trabajo usaba datos de un estudio realizado con 96.000 enfermos en 671 hospitales de todo el mundo.

Tras su publicación en esta prestigiosa revista la Orgnización Mundial de la Salud (OMS) ha detenido el uso de hidroxicloroquina en pacientes con covid-19 dentro de Solidarity en el mayor ensayo clínico a nivel mundial en el que se estudia la efectividad de varios tratamientos contra la enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2. “El estudio de hidroxicloroquina se ha detenido como precaución mientras se revisan los datos de seguridad. Todos los países, particularmente aquellos con autoridades reguladoras, están en condiciones de aconsejar a sus ciudadanos sobre el uso de cualquier droga. Aunque la hidroxicloroquina y la cloroquina ya son productos con licencia para tratar otras enfermedades, en esta etapa, no se ha encontrado que estos medicamentos sean efectivos en el tratamiento de COVID-19”, señala la OMS en un comunicado.

El Gobierno francés también ha reaccionado ante esta publicación y ante el anuncio de la OMS ha prohibido por decreto la utilización de la hidroxicloroquina para tratar a enfermos de la covid-19, el Ministerio de Sanidad francés prohibe que los médicos receten esta molécula contra el coronavirus y tampoco deberá utilizarse en los hospitales para los pacientes internados. Aunque sí se mantendrán serán los ensayos clínicos.

Según Jordi Nicolás jefe del Servicio de Farmacia Hospital Universitari Mútua de Terrassa y vicepresidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria “Ni la Agencia Española del Medicamento ni la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria tienen constancia de problemas de seguridad, hasta la fecha. Es un fármaco que se ha usado en otras indicaciones y ha demostrado ser seguro. No hay evidencia suficientemente robusta para quitarlo de los protocolos”. Su uso en España, se mantiene en los ensayos clínicos y en los tratamientos hospitalarios.

“La covid-19 es una enfermedad en la que distinguimos dos ciclos, uno viral y otro inflamatorio. La hidroxicloroquina para este primer ciclo puede tener su nicho”, explica. Su uso se extendió porque en teoría limita la reproducción del virus. “No existe evidencia robusta para este tratamiento, como no existe para ninguno de los que se usan ahora contra la covid-19”.

Las dosis que se utilizan contra la covid-19 son puntuales, se dan durante unos días y no son dosis elevadas

El doctor Nicolás recuerda que hay varios ensayos en marcha y algunos fármacos han ido cayendo. “El artículo de The lancet dice que el grupo de los que están tratados con hidroxicloroquina muere más, un estudio con muchos pacientes y por todo el mundo. Lo que pasa es que cuando ves mejor el estudio nos sergen dudas, porque algunos datos parecen excesivamente homogéneos. Luego ves que el grupo tratado con hidroxicloroquina es muy bajo, sólo un 15% cuando es un fármaco que está en todos los protocolos. Además hay solo cuatro autores y no se ven los hospitales que han participado ni agradecimientos”, mantiene.

Según Nicolás se ha comprobado que “en dosis elevadas puede tener capacidad arritmogénica, pero las dosis que se utilizan contra la covid-19 son puntuales, se dan durante unos días y no son dosis elevadas”, concluye. 

Comentar ()