Las pruebas recogidas por los pacientes de sus propios conductos nasales producen resultados para el virus de COVID-19 tan precisos como las muestras recogidas por un profesional sanitario, según un pequeño estudio realizado por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford (Estados Unidos) que se ha publicado en la revista ‘Journal of the American Medical Association’.

Los 30 participantes del estudio, que previamente habían dado positivo en la prueba, recogieron sus propias muestras después de ver una corta animación de video y leer un documento de una página en el que se les instruía cómo realizar el hisopado. El hisopo nasal para el estudio es más cómodo de usar que el largo hisopo nasofaríngeo que se utiliza actualmente para recoger muestras de la parte posterior de la cavidad nasal.

Permitir a las personas que sospechan que pueden tener COVID-19 recoger su propia muestra tiene muchas ventajas. Los kits de recolección de muestras podrían ser ampliamente distribuidos, permitiendo que más personas sean examinadas. Los que usan el kit no tendrían que viajar a un lugar de prueba, evitando el riesgo de transmisión a los trabajadores de la salud y a otras personas con las que interactúan en el tránsito. La autorecolección también conservaría los suministros de equipo de protección personal utilizados por los trabajadores de la salud.

«Existe una necesidad urgente de aumentar nuestra capacidad de pruebas para frenar la propagación general del virus. Un procedimiento de recolección de muestras que pueda ser realizado de forma segura y fácil por el paciente en su propio coche o en su casa podría reducir la exposición de los trabajadores de la salud y también permitiría a muchas más personas enviar muestras para su análisis», explica una de las líderes del trabajo, Yvonne Maldonado.