Las autoridades sanitarias de Reino Unido han notificado este miércoles 6.178 nuevos casos de coronavirus en 24 horas, el tercer peor dato desde el inicio de la pandemia de COVID-19 y una cifra inédita desde el 1 de mayo, lo que evidencia el repunte de los contagios en territorio británico.

El Ministerio de Sanidad de Reino Unido ha elevado a 409.729 el balance provisional de infectados, de los cuales 41.862 han perdido la vida, 37 más que en el informe publicado el martes. Al menos 1.469 pacientes están ingresados en hospitales, informa Europa Press.

El Gobierno de Escocia ha informado este miércoles de 486 casos adicionales, la cifra más alta desde el inicio de la pandemia. La ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, ha enmarcado este repunte dentro del aumento de pruebas, pero ha expresado su preocupación y ha advertido de que podría perderse el control del virus si no se toman medidas, según la BBC.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, advirtió el martes de que el país está en un «peligroso punto de inflexión» por la pandemia y anunció una batería de restricciones que estarán en vigor al menos seis meses. Especialistas del Gobierno han avisado de que a mediados de octubre la tasa de contagios podría llegar a los 50.000 por día.