Salud

Burgos limita las reuniones a 3 personas

Inicio del toque de queda en Castilla y León

Inicio del toque de queda en Castilla y León

La Junta de Castilla y León adoptará medidas más restrictivas en la capital burgalesa, como reuniones limitadas a tres personas no convivientes en todos los ámbitos, ante el aumento «muy preocupante» de casos, con una incidencia superior a los 900 casos por 100.000 habitantes.

Así lo ha anunciado en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno autonómico el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, quien también ha detallado que se desarrollará un rastreo masivo con test de antígenos de segunda generación en esta ciudad, como en San Andrés del Rabanedo (León).

La capital burgalesa está en una situación «muy preocupante», con una incidencia acumulada por encima de 900 casos por 100.000, que podría llegar a 1.800 por 100.000 en catorce días de seguir así, al contrario que gran parte de la Comunidad, que registra un leve descenso en la incidencia, ha manifestado el también portavoz del Ejecutivo autonómico, como recoge EFE.

Junto a estas circunstancias, el vicepresidente de la Junta ha justificado la adopción de nuevas medidas en la capital burgalesa en la situación asistencial del Hospital de Burgos, que abarca derivar intervenciones quirúrgicas a centros privados.

Las reuniones se restringirán aun máximo de tres personas no convivientes en cualquier ámbito, ha expresado Igea, quien ha precisado o que las nuevas actuaciones también incluirán el aumento de medidas restrictivas, que se publicarán en las próximas horas, de los aforos para las celebraciones religiosas y civiles.

También las nuevas medidas comprenderán el incremento de los puntos de toma de aguas residuales, ha subrayado.

El portavoz de la Junta ha hecho un llamamiento a la población, tras hablar con el alcalde de la ciudad, Daniel de la Rosa, para llevar a cabo de manera más estricta el confinamiento voluntario. 

Comentar ()