Salud

Reacciones leves a la vacuna del Covid: por qué afectan más a jóvenes que a mayores

Una profesional sanitaria mira hacia arriba mientras recibe la vacuna del Covid.

Una profesional sanitaria recibe una vacuna contra el Covid. Marta Fernández / EP

Las redes sociales han sido testigos de la histórica vacunación del coronavirus de muchos profesionales sanitarios que, emocionados, colgaban su foto recibiendo la inyección. Primero fueron las primeras dosis, después las segundas y ahora un nuevo fenómeno se ha colado también en las redes: los frecuentes casos en que los profesionales sufren reacciones a la vacuna. Son esencialmente leves, pero bastante frecuentes. Quienes la sufren reportan fiebre, dolor muscular, cansancio o cefalea, fundamentalmente.

Estas reacciones se han producido entre los sanitarios y trabajadores sociosanitarios (el colectivo en edad laboral que ha recibido hasta ahora la vacuna) pero no tanto así en las residencias, en los mayores que han sido ya inmunizados. «No nos ha sorprendido, en los estudios clínicos ya habíamos visto cómo los efectos secundarios leves eran más frecuentes en jóvenes que en mayores», explica José Gutiérrez, coordinador del grupo de trabajo sobre vacunas de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG).

Así lo establece por ejemplo el CDC americano, donde se recogen distintos estudios acerca de las reacciones a la vacuna de Pfizer. Así, la frecuencia de eventos adversos sistémicos (fiebre, dolor muscular, fatiga…) fue mayor en el grupo de edad más joven que en el de mayor edad (82,8% frente a 70,6%) y también, en todos los vacunados, la frecuencia y gravedad de efectos adversos fue mayor tras la segunda dosis que la primera.

También el New England Medical Journal recogió en un gráfico los efectos adversos más frecuentes a la vacuna, con una mayor frecuencia en los jóvenes: el dolor de cabeza sube del 39 al 52% y la fiebre del 11 al 16% en los menores de 55 años.

En España, también la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) recoge en su Informe de farmacovigilancia de la vacuna un mayor número de reacciones notificadas entre las dosis puestas en España. Los trabajadores fueron el 62% de todos los vacunados pero sufrieron el 91% de reacciones que se notificaron.

La causa, el sistema inmunitario

La razón de que los más jóvenes sufran más frecuentes reacciones – que son fundamentalmente leves y transitorias, está en el sistema inmunitario. «Lo achacamos a que el sistema inmunitario de los jóvenes es mucho más reactivo. Los mayores tienen lo que se llama inmunosenescencia, un sistema inmunitario que con la edad va funcionando algo menos y por tanto no responde a la vacuna de la misma forma».

La inmunóloga y profesora de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), Carmen Álvarez-Domínguez, explica que «el sistema inmunitario también envejece y eso hace que las personas mayores tengan más dificultades para generar una respuesta inmune que, en el caso de estos efectos secundarios, les viene bien».

Además, hay otro factor que también puede influir en esa menor respuesta. «Las reacciones son una respuesta inflamatoria a un antígeno y las personas mayores han visto ya muchos antígenos, tienen una memoria inmune más amplia y eso también puede hacer que no se reaccione con tanta frecuencia», añade la inmunóloga.

No sólo la vacuna de Pfizer, un estudio realizado en la vacuna de Astrazeneca contra el Covid también ha mostrado tasa de efectos adversos baja pero mayor en población más joven. «Es una respuesta habitual de mayores frente a las vacunas», concluye Álvarez-Domínguez.

Te puede interesar

Comentar ()