Internacional | Salud

Sputnik V, la vacuna de Putin que tentó a Ayuso y no suma para Sánchez

Vacunación con Sputnik V en Venezuela.

Vacunación con Sputnik V en Venezuela. EP

El calendario de vacunación avanza, pero no lo hace al ritmo que a los expertos y a los ciudadanos les gustaría ante la circulación del coronavirus y la fatiga pandémica. El presidente del Gobierno ha comparecido hoy para hacer públicos los cálculos que maneja el ejecutivo para los próximos meses. Según Moncloa para finales de agosto 33 millones de españoles estarían vacunados.

El anuncio se ha realizado el mismo día que se ha sabido que la Comunidad de Madrid mantuvo conversaciones con proveedores de la vacuna desarrollada por el Centro Nacional Gamaleya de Epidemiología y Microbiología de Rusia para lograr un «preacuerdo» que acelerara su llegada una vez fuese autorizada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés). Pero en los números del presidente para alcanzar la inmunidad de grupo no suma dosis alguna de la Sputnik V. A las dosis de Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Janssen, que llegará a España los próximos días, Sánchez sólo suma a sus cuentas las vacunas de CureVac, pendiente de aprobación.

Son las vacunas que ha comprado la Comisión Europea y aunque la EMA está analizando científicamente los datos de Gamaleya para dar permiso de comercialización de la Sputnik V, no hay dosis comprometidas.

La vacuna que divide a Europa

La vacuna rusa ya ha sido aprobada en 58 países pero no ha recibido el visto bueno de ninguna de las dos agencias de medicamentos de referencia, la EMA y la estadounidense FDA.

Mientras la seguridad y eficacia contra el virus se revisa por la EMA la eficacia política de la Sputnik V ya muestra efectos en la UE. La vacuna de Putin ha roto la unidad de la Unión Europea en materia de compra de vacunas que quería evitar una guerra comercial entre los socios. 

Hungría y Eslovaquia se han demarcado y han adquirido dosis de la vacuna. ¿Pueden administrar dosis en sus territorios. Sí, si sus agencias de medicamentos las autorizan. Eslovaquia vive una crisis política interna por la vacuna, ya cuenta con 200.000 dosis pero no está autorizada por su agencia de medicamentos. 

“Sólo puede autorizarlo una agencia nacional. Por ejemplo en Europa la ha autorizado la Agencia Húngara del Medicamento, que ha considerado que es segura y eficaz. Eso es lo que tienen que garantizar las agencias nacionales encargadas de la farmacovigilancia como la Agencia Española del Medicamento y la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés)”, explica Fernando Lamata, experto en Salud Pública y Políticas de Salud y miembro de la Asociación por un Acceso Justo al Medicamento. 

Además de Hungría la República Checa ha dado su visto bueno a la vacuna y el canciller de Austria, Sebastian Kurz, ha anunciado que su país la aprobará si la Agencia Europea del Medicamento no lo hace a corto plazo.

“Para las vacunas contra el Covid lo que se está usando es la referencia de la Agencia Europea del Medicamento y cuando se aprueba una vacuna, queda automáticamente autorizada por la agencia española. Se puede hacer una autorización directamente desde la agencia española, pero sería desmarcarse de la política europea que quiere mantener una unidad de acción”, afirma Lamata. Pero no lo puede hacer una autonomía, “sólo puede ser una agencia nacional la que tiene esa competencia de comercialización, en nuestro país la Agencia Española del Medicamento”, añade.

Comentar ()