Salud

Los expertos creen que el riesgo de trombosis con AstraZeneca es mínimo

Los datos disponibles implican que se daría uno de estos fenómenos trombóticos por cada medio millón a millón de habitantes, lo que supone un riesgo-beneficio a favor de la vacuna.

Una sanitaria prepara una dosis de la vacuna de AstraZeneca.

Una sanitaria prepara una dosis de la vacuna de AstraZeneca. EFE

Un responsable de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) afirmaba este martes que la relación de los casos de trombosis de senos venosos cerebrales y la vacunación con Astrazeneca frente al Covid está confirmada. La aparición de este tipo de casos ya provocó hace unas semanas la interrupción de la vacunación durante unos días pero la EMA concluyó que la vacuna era segura y que este subgrupo de trombosis, asociada a trombos cerebrales y a una disminución de plaquetas, seguirían estudiándose.

Las declaraciones del responsable de vacunas de la EMA, Marco Cavaleri, suponen que esa relación se ha confirmado aunque los expertos las reciben con cautela. «La EMA aún no ha confirmado nada. Se reúnen esta semana y es posible que el jueves actualicen sus recomendaciones al respecto pero de momento no hay nada oficial», subraya Federico Martinón, experto en vacunas y coordinador del centro de la OMS en Seguridad Vacunal.

En cualquier caso, las EMA ha confirmado que se pronunciará este miércoles sobre la relación de un número muy pequeño de casos, alrededor de una veintena publicados en 25 millones de vacunados, según los datos de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular, cuyos expertos creen que la confirmación de dicha asociación no tiene por qué influir en la vacunación. Así lo considera Rodrigo Rial, presidente del Capítulo Español de Flebología de esta sociedad científica, que se ocupa de la patología vascular en nuestro país. «Esta confirmación no cambia nada. El beneficio de esta vacuna supera con creces el riesgo, cada día vemos más sangrados gástricos por la ingesta de aspirinas y tenemos otras vacunas como la del sarampión, por poner un ejemplo, relacionadas con la panencefalitis esclerosante subaguda», explica.

El objeto de estudio de la EMA está estudiando si esta posible asociación, que estaría según Martinón «asociada a un fenómeno trombocitopénico de carácter inmune, tiene una relación aunque el mecanismo no está en absoluto demostrado, y tampoco si hay un huésped de mayor riesgo, porque aunque el perfil que sale es el de mujeres menores de 55, esa la población que prominentemente se vacunó y por tanto puede haber un sesgo de observación».

Natividad Calvente, directora de Innovación, Formación y Relaciones Institucionales del Consejo General de Farmacéuticos, tampoco cree que esta confirmación vaya a afectar a la vacunación con este fármaco. «De momento, falta que el organismo encargado de la elaboración de estos informes (PRAC) se pronuncie sobre la relación y, después si es así, se establezca si hay un grupo de población que esté en riesgo por ello, de momento solo hemos escuchado las palabras de un portavoz», incide.

Para la farmacéutica estas declaraciones abren tres posibles escenarios. «El primero es que no se pueda establecer la relación entre la vacuna y las trombosis. El segundo, que se establezca y se vea, en un número tan pequeño de casos, si hay mayor riesgo en un determinado grupo de población predispuesto a sufrirlos al que se limite la vacunación. El tercero sería que la relación de la vacuna y los trombos se considerara generalizada y condujeran a una retirada del fármaco, pero ese escenario es sumamente improbable», afirma.

También apunta Martinón a que el peor escenario, el de que se confirme la relación, «esto se incluye como ya se ha incluido como precaución es la ficha técnica, con una prevalencia que según los datos que hay se da en un caso por cada medio millón a millón de habitantes y por tanto el perfil de riesgo-beneficio sigue estando a favor de la vacunación. Y no olvidemos que en torno al 5% de los pacientes hospitalizados por Covid sufren un evento tromboembólico».

En definitiva, Calvente cree que la noticia de este martes «no genera nuevos motivos para la alarma». «Los reguladores ya han demostrado ser muy rápidos en actuar cuando se produce un problema tal como vimos hace unas semanas».

En el mismo sentido apunta Rial, jefe clínico de Cirugía Vascular del Hospital HM Torrelodones: «No hay razones para paralizar la vacunación en un número tan bajo de casos». En un comunicado de esta semana, la entidad que preside Rial añadía además que tampoco hay riesgos para personas con varices (enfermedad venosa crónica) o enfermedad tromboembólica venosa. «Su administración no está contraindicada en estos grupos de pacientes, ni está indicado recibir ningún tipo de profilaxis antitrombótica por este motivo».

Otras razones más allá de las puramente técnicas pueden motivar, no obstante, un cambio de decisiones por parte de los países, que tienen potestad para ello. Así, subraya Martinón, «la disponibilidad de vacunas, el ajuste del uso de unas vacunas u otras por tramos de edad y con los protocolos de vigilancia y detección de estos fenómenos, que va mejorando con la información».

Te puede interesar

Comentar ()